Norberto Fedele: “En la industria, la producción no tiene color político”

Desde la capital de la Industria, el empresario PyME dio su visión sobre la situación del sector.

por
por

Cada 2 de septiembre se conmemora el Día de la Industria en Argentina. En este marco, conversamos con el empresario PyME de San Martín, Norberto Fedele, de 53 años, que dio su mirada sobre la situación del sector y sus demandas.

Fedele es dueño de Laminación Paulista, una empresa metalúrgica situada actualmente en Loma Hermosa, en el partido bonaerense de General San Martín. “Tenemos que buscar la movilidad social ascendente y la posibilidad de capacitarnos. Hay una Argentina que labura y somos buenos, pero tenemos que ser mejores”, plantea. El empresario, además, es integrante de la Unión Industrial, una organización gremial-empresaria que apunta a presidir a partir de octubre, cuando se realicen las elecciones que renovarán autoridades de la entidad. 

No Ficción Web fue recibido en la propia fábrica, ubicada a 200 metros de la “Rotonda de Márquez”, que es una de las fronteras de San Martín con Tres de Febrero. En su oficina, se puede visualizar fotos familiares y el escudo de Chacarita Juniors, club del que es socio vitalicio.

– Llega una nueva conmemoración del Día de la Industria ¿Cuál es la situación del sector?

La industria en muchos sectores y rubros está muy bien. Estamos trabajando fuertemente para el mercado interno. La lógica de las exportaciones, es para algunas de las empresas de San Martín, que es el segundo de los distritos de la provincia de Buenos Aires que más exporta.

Hay otros rubros que, por falta de insumos, algunas complicaciones que las hay, posiblemente no tengan la recuperación que uno quiere y necesita. Si me decís que salimos de una pandemia en donde estuvimos cerrados durante 60, 70 días y la recuperación económica en tres años se recuperó en menos de un año y medio. La verdad ese es el título. Hubo una velocidad de recuperación muy grande porque funcionaron bien los ATP, como se sostuvieron las empresas para que no se caigan, la articulación de los préstamos blandos y funcionó bien el mercado.

Esa recuperación la celebro y me parece que viene muy bien en relación al Día de la Industria. Hay cosas para mejorar, un montón. El contexto actual inflacionario no es lo que uno necesita como empresario PYME e industrial.

– ¿A qué atribuye el alto índice inflacionario?

Yo creo que la inflación tiene un montón de aristas, pero hay dos cosas: pujas de intereses muy grandes, que superan a las PYMES, entre grandes corporaciones con el gobierno nacional; y la inyección de dinero, como por ejemplo vía ATP, que recalientan la economía de una manera tal que hoy tenemos una masa de dinero tan importante en el mercado que hace que genere inflación.

El dólar no vale 300 pesos, no lo vale. Hubo algunas decisiones pocas acertadas por el Banco Central allá por principio de julio, justo cuando renunció el ministro de Economía (Martín) Guzmán. A los dos o tres días, Pesce saca la necesidad de que te autofinancies por la escasez de dólares, que no tenían en el Tesoro, a 180 días para lo que tengas que traer de insumos o lo que sea.

La Laminación, en Loma Hermosa, el orgullo de la familia Fedele.

Un mercado ilegal como es el Blue que estaba en 220 hace que todo aquel que necesitaba autofinanciarse sale al dólar MEP, al contado con liqui o al que sea. Al haber demanda el precio sube, el blue de atrás. Es una cuestión de falta de dinero en el Tesoro que disparó la demanda.

– En un mes hubo tres ministros de Economía en el Gobierno ¿Qué responsabilidad le asigna a la política del Frente de Todos en este contexto de crisis económica?

En la facultad un profesor me dijo algo así como que, la economía es un conejo: cuando tiene confianza, camina solo. Y cuando se asusta, se queda quieto. El hecho de que haya tres ministros de economía hace que el conejo se asuste y la economía se quede quieta. Entonces, no está bueno que tengamos tres ministros de economía en un mes o cinco presidentes en una semana. No está bien. No fue muy elegante la salida de Guzmán. Lo tenía que haber comentado, consensuar y explicarlo, no intempestivamente haberse ido un sábado.

Lo que veo es que tenemos que romper con la lógica de ser un país importador de energía y me parece que estamos a nada de que esto suceda. En septiembre podemos revertir el problema de ser importadores a por lo menos, a ser autosuficientes y el año que viene ser exportadores. Eso va a incrementar las divisas, la balanza comercial va a ser positiva. Y estamos hablando de otra lógica interna.

Hay unas sequías espantosas en Europa y Oriente. Acá tenemos granos y no se están exportando teniendo la posibilidad de venderlo a un sobre costo. No entiendo cómo no puede haber una mancomunión con el campo. Yo veía de muy buen agrado que se sienten y se pueda exportar, sin castigar el mercado interno. Porque te quieren vender el trigo y aumentar el pan. Hay que ser solidarios.

– ¿Con qué ojos ve la llegada de José Ignacio De Mendiguren a la secretaría de Desarrollo Productivo?

El “Vasco” para mí es un tipo muy interesante que defiende la producción nacional como pocos. Esto de la matriz energética lo aprendí de él y es el camino que hay que seguir. Yo veo con muy buenos ojos al Vasco. Lo saludé hace unos días por su cumpleaños y le deseé en lo personal y en la parte pública el mayor de los éxitos, porque en el éxito va la suerte de todos nosotros. Ojalá se pueda encaminar con que tengamos una matriz productiva y energética sustentable, autosuficiente y exportable en el breve tiempo y que se agarren tres o cuatros ejes donde se puedan apalancar y digan que es por acá. Yo soy metalúrgico pero la industria del software genera muchísimos dólares, entonces cuáles serían las industrias que con o sin chimeneas puedan generar muchas divisas y tengamos una balanza comercial superavitaria.

– En la macroeconomía del país vemos números de crecimiento, algo que mencionaba al comienzo. Pero a la vez se convive con sectores que no acceden a todos a los alimentos y que viven en situaciones paupérrimas, algo que lo podemos encontrar caminando a unas cuadras de los alrededores de la fábrica ¿Cuál es su mirada como empresario que trabaja en el distrito?

La inflación es el impuesto más fuerte que pagan las personas de menores recursos. Hoy siendo PYME, con la sábana corta, me cubro comprando más materias primas, pero busco la manera de salir hecho. No salgo ganando, pero tampoco perdiendo. El no tener estrategia de como bajar la inflación y naturalizar que tenemos que vivir con la inflación hace que pasemos de tener uno de los sueldos más altos en dólares de Latinoamérica en 2015 a ser de los últimos de la tabla.

A mí me entristece mucho. Yo como PyME trato de hacer mi parte recapacitando, motivando a los empleados. En la fábrica brindamos un servicio de comedor, buscamos que con algún premio el viático sea cero, que la comida no la tengan que traer de su casa por 70 u 80 pesos que pagan ellos diariamente, porque el resto lo paga la fábrica.

Yo creo que si todos los PyMEs y todas las industrias tomaran con la mano en el corazón y la otra en el bolsillo… el mercado interno son la gente que laburan con nosotros. Si tomáramos un poco de conciencia con eso de una manera que el costo lo pueda sostener, la salida está por ahí. La salida no es ajustar vía salario, es analizar las cadenas de valor, fijarse quienes son los que se llevan la mayor renta en la punta de la pirámide que son las empresas de posición dominante o las que están cartelizadas, buscar cómo romper esa lógica y hacer algo equitativo.

Fedele en su fábrica de Loma Hermosa, partido de San Martín.

– Hace unos días se presentó el Centro PyMe impulsado por la Escuela de Economía y Negocios de la UNSAM ¿En qué consiste?

En San Martín tenemos la Cámara Económica Sanmartinense, que es la que nuclea a nueve cámaras. Estuvimos en la presentación del Centro PyME. La idea es brindar servicios. Es importante que seamos órganos difusores para que las PyMEs y micro pymes pasen de una fase emprendedora a una fase profesional. Yo celebro lo del Centro PyMe y cualquier articulación público-privado. Más con la calidad (de instituciones) que tenemos en San Martín como la UNSAM, el INTI, el Conicet, la Conea, el triángulo de Sábato.

A veces las pymes nos quejamos de que vienen empresas multinacionales o corporaciones y se llevan a cerebritos que están dentro de las universidades. Porque nosotros no tuvimos la habilidad de poder decirle que nosotros también queremos articular con la Universidad y darles trabajos a los potenciales profesionales que salen de la casa de estudio.

No está mal que pidan laburo en el INVAP o YPF. Evidentemente todos se ven más tentados con eso, que seguramente puedan entrar algunos, pero no todos. Hay más posibilidades de que una PyME (los contrate), como la mía o de las 4400 PyMEs que hay San Martín, que son 4400 posibilidades de trabajo.

– Es parte de la Unión Industrial de San Martín, institución gremial-empresarial que busca liderar próximamente….

Me cuesta hablar de mí. La verdad que estamos trabajando hace unos años con PyMEs de San Martín. La idea es hacer una renovación generacional. No digo que esté bien o mal, pero a veces es bueno escuchar a gente que es más joven. Si esto sucede en octubre y tengo la suerte de estar conformando un equipo de industriales PyMES de San Martín, me gustaría con la prepotencia del trabajo poder ayudar, visualizar y salir del círculo de confort a la gente que está en una fase y que queremos se profesionalice en lo que sea. Creo que, en términos de industria, la producción no tiene color político. 

“Tengo dos hijas de carne y hueso y un hijo, que es la fábrica”

Norberto Fedele vive la tarea de encabezar Laminación Paulista con un gran sentido de responsabilidad. Lo cuenta, mientras su teléfono celular no deja de sonar para alguna de las demandas que le requiere llevar adelante su PyME.

“Defiendo esta fábrica como a un hijo”, remarca. “Yo digo que tengo dos hijas de carne y hueso y está fábrica, que es mi hijo: Va a cumplir 20 años el año que viene”. Fedele no se desentiende de su responsabilidad empresarial frente a sus empleados y se alegra con los logros de ellos. “Algunos me dicen que estoy equivocado, pero no lo siento de otra manera”.

“A veces no podemos dar todo lo que necesitan, pero acá se hicieron cumpleaños de quince, se levantaron techos, se cambiaron autos y se compraron heladeras. Tengo un montón de familias sobre mis espaldas. Hay gente que venía en bicicleta y hoy viene en auto. O venían de a pie y hoy vienen en moto. No lo digo para echar en cara lo que se hizo, para mí es un orgullo”, concluyó.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email

En esta nota se habla de:

También podría interesarte...