Laura Conti: «La justicia va camino a la predictibilidad y a la inteligencia artificial»

por
por

La jueza de Ejecución Penal de Morón, Laura Conti, es una de las funcionarias judiciales más avezadas en materia de avances informáticos aplicados a la justicia en el ámbito bonaerense. En diálogo con No Ficción Entrevistas, aseguró que sueña con un sistema predictivo, que incluya la Inteligencia Artificial y la automatización de ciertos trabajos cotidianos.

Herramientas como la digitalización de los expedientes y el teletrabajo de los empleados del Poder Judicial, ya se venían abordando desde la Suprema Corte de Justicia Bonaerense, pero su implementación se profundizó abruptamente con la llegada de la pandemia y la consecuente cuarentena.

Como presidenta de la Comisión para el Desarrollo y la Gestión de Excelencia en la Justicia del Colegio de Magistrados de la Provincia de Buenos Aires, Conti encabezó hace unos días atrás el Primer Telecongreso Provincial de Gestión Judicial, donde se anunció la incorporación de la provincia a un foro regional para que se puedan intercambiar experiencias.

Conti, como muchos otros funcionarios judiciales, empezó despachando oficios a mano, con máquina de escribir y cosiendo con agujas de tejer los expedientes. Hace unos días, la jueza se entrevistó mediante videoconferencia con los presos y el director de la Unidad Penitenciaria 39 de Ituzaingó durante dos horas. Ese mismo trámite, de manera tradicional, podía insumir días y varios empleados abocados en la confección de un acta, pero se tradujo apenas en la grabación del video, con todos los protocolos dispuestos por la Suprema Corte.

NF: -¿Cómo viene la digitalización de la justicia en la provincia?

Conti: -Antes de hablar de digitalización quiero hablar de teletrabajo que es una herramienta más para que no excedas tu carga laboral en el trabajo y puedas continuar desde casa. Eso no sería lo más saludable, pero hace mucho tiempo que vengo sosteniendo que los jueces no pueden pensar en trabajar de 8 a 14:00. Eso no pasa más. Ahora se suma la digitalización al fuero penal, porque el fuero civil es de avanzada en la materia. Obvio que son cambios que dan miedo: que no esté el expediente, no poder verlo, tocarlo, cómo sé si tengo al día mi juzgado si no veo las pilas de carpetas. Estoy muy orgullosa de la provincia de Buenos Aires porque no sólo está a la vanguardia en el país, sino también a nivel regional. Como dijo el presidente de la Suprema Corte, al comienzo de la cuarentena había cero puestos de teletrabajo; a los 15 días 9000 y hoy hay 20.000 entre el Ministerio Público y Corte.

NF: -¿En qué consiste?

Conti: -Se trata del trabajo remoto desde tu casa, entrás a la computadora y es como si estuvieras en el juzgado, donde sí están las computadoras prendidas. A partir de la digitalización de los expedientes, uno va resolviendo. Si bien todavía hay una coexistencia del expediente en papel y el digital, lo que se llama coexistencia mixta, si falta algún documento se va escaneando. Esto permite dar una respuesta ágil y que los derechos que reclama el justiciable no se vuelvan derechos imposibles. Aseguro y garantizo conforme a los estándares internacionales la tutela judicial efectiva, el acceso a la justicia, se reducen costos en papel y tinta, los accidentes de trabajo, y doy una respuesta eficaz y rápida.

NF: – ¿Hasta dónde puede llegar todo esto?

Conti: – Una de las palabras que me quedaron grabadas a fuego de la presidenta de la Corte Interamericana de Justicia es que “ya no seremos los que fuimos, ni volveremos a ser lo que éramos”. Llegó el momento del cambio y lo más novedoso es que ni siquiera nos imaginamos que vamos a poder hacer. Las innovaciones tecnológicas son muy rápidas y en un año o dos todo puede cambiar. Estoy probando en el marco de una investigación con el Polo Tecnológico de la Universidad Nacional de La Matanza cómo sería una justicia que va camino a la predictibilidad a través de la Inteligencia Artificial. Esto no quiere decir que vamos a prescindir de las personas porque las máquinas no nos van a gobernar nunca. Debemos aprender y enseñar que se trata de una inteligencia expandida. Aquellos trabajos de todos los días, simples, que no necesiten de un análisis ni que haya que pensar o razonar, deberían ser automatizados. Son procesos que la Suprema Corte ya viene trabajado con nuestro sistema Augusta.

NF: -Suena como algo lejano, futurista…

Conti: Tenemos que pensar la posibilidad de automatizar los procesos y eso nos lleva a la predictibilidad y a la Inteligencia Artificial. Estamos haciendo una prueba en mi juzgado para poder reducir tiempos de resolución, así puedo reorganizar el equipo de trabajo para que se dedique a cuestiones más complejas. Porque el juez no resuelve en soledad.

NF: -La cuarentena no le vino tan mal a la Justicia…

Conti: -El trabajo ahora es muchísimo más ágil que antes de la pandemia, que la verdad nos azota y todos queremos que termine, pero nos deja estas herramientas que no queremos que se vayan nunca más. Nos da superávit, por así decirlo.

NF: -¿Cuál es el límite para no deshumanizar las relaciones laborales y con el vecino?

Conti: -Por un lado, nosotros tenemos diálogo constante a través de grupos de WhatsApp, donde se dan discusiones, debates y hay mucha comunicación. Yo miro al juez como un operador social y judicial, pero también creo que debe ser un gran gerente. Por otro lado, respecto a la predictibilidad y a la inteligencia artificial aplicada a los procesos, insisto en que las máquinas deben ser manejadas por humanos, porque sino pueden ser peligrosas porque son sesgadas y van a resolver como ocurrió en un país en Europa en donde se hizo una prueba con jueces robots y se comprobó que condenaban a determinadas personas con un sesgo racial, discriminatorio, y eso nunca puede pasar. La inteligencia humana nunca puede ser reemplazada y menos en materia de justicia.

NF: -¿Cómo se imagina la justicia del futuro?

Conti: -Me imagino un juez como si fuese la película Minority Report donde va a tener un montón de pantallas cuasi invisibles y va a estar resolviendo con el fiscal -por hablar del fuero penal- con el defensor, el imputado y los testigos de una manera muy rápida, sin formalismos. Porque hay que cumplir pautas procesales pero con la digitalización hay que eliminar los rigorismos, eso va de la mano de una justicia ágil que tiene que ser clara y sencilla. Yo sueño con una justicia así. Es de Ciencia Ficción, pero si de soñar se trata…

Podés escuchar ésta y el resto de las Entrevistas No Ficción completas en Spotify. Además, los miércoles y sábados son trasmitidas a las 13 por FM Fribuay 90.7.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

En esta nota se habla de:

También podría interesarte...