Las tomas que todos ven y aceptan

Bandas de punteros narcos barriales, planeros sin techo, complicidad de organizaciones sociales y hasta la Bonaerense participan de este nuevo flagelo de tomas de tierra en Buenos Aires.

Las tomas que todos ven y aceptan
Las tomas que todos ven y aceptan

Un cóctel explosivo de punteros narcos, gente con extrema necesidad que dependen de organizaciones sociales y complicidad policial genera que se hayan expandido las tomas de tierra en la Provincia de Buenos Aires.

Este fenómeno, que tuvo su explosión en la década de los ’90, ahora retomó dicha senda desde el mismo día que el Frente de Todos ganó las elecciones pasadas por un acuerdo no escrito entre algunas autoridades con las organizaciones sociales. A esto se sumó la crisis generada por la cuarentena en todas las actividades informales.

Si bien se desprende que no hubo una orden explícita, sí existió de forma implícita ante los primeros acontecimientos. Muchos aceptaron de manera elíptica el pedido de las organizaciones sociales, que a cambio de su apoyo, no se reprimirían las tomas de tierras no ocupadas y sin proyectos urbanos o industriales a la vista. Y aquí ingresó la otra pata imprescindible. La Policía Bonaerense.

La Bonaerense, sacudida por el manejo de Sergio Berni, un hombre expeditivo y práctico, ha logrado ingresar en esta negociación de una manera muy particular para no aparecer como la única fuerza que pone un límite.

La Plata, Guernica, Presidente Perón, La Matanza, Moreno, son algunos de los distritos donde se están produciendo los desbordes sobre grandes extensiones de terrenos que están desocupados pero que están ubicados en frente de urbanizaciones ya afincadas o en proceso de hacerlo.

Uno de los terrenos que fueron usurpados, en Guernica, es del concejal Guido Giana, quien sin pelos en la lengua acusó a militantes del Movimiento Evita de promover estos episodios. En este caso, el denunciante deja al margen de la maniobra a la policía y la intendenta peronista Blanca Cantero se presentó ante la justicia como querellante.

En menor medida, en General San Martín se están viendo nuevos indicios de toma en Costa Esperanza; lo mismo ocurre en Tres de Febrero a vera de las últimas urbanizaciones precarias y siempre en el límite virtual del Camino del Buen Ayre.

Uno de los referentes sociales que tiene en claro la situación por las que se producen las nuevas usurpaciones aclaró que “ante una toma de tierras ociosas, deshabitadas, nosotros estamos con los que están ocupando, pero no las promovemos de ningún modo”.

“La crisis hizo que las familias, siempre numerosas, no se bancaran más la cuarentena en una misma habitación. Además, las changas desaparecieron, y las familias no pueden pagar un alquiler ni hacer nada… Contra eso no podemos decirles “no, no tomes” si no tienen adonde vivir”, explicó la misma fuente.

En marzo, cuando la cuarentena estricta producto del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio que dinamitó la mayoría de las actividades productivas, todas las fuerzas con representación legislativa aprobaron en la Provincia de Buenos Aires la Ley 15172 que establecía la suspensión de los desalojos, remates y cualquier tipo de acción judicial hasta tanto termine la emergencia social.

Pero en ningún lado de la norma habla de habilitar usurpaciones. Lo que sucedió es que algunos hicieran correr la voz que “por esta ley están permitidas las tomas… No te pueden echar” y los que debían impedirlo se amparaban porque “la ley de Kicilof no nos permite hacer nada”. Trágico y real.

En La Plata, una de las tierras pertenece a la Fuerza Aérea. Es como si en el conurbano más próximo se tome Campo de Mayo. Inexplicable. “Los gendarmes hacen de policías buenos y policías malos… Hay días que amenazan y otros que no. Los gendarmes te dicen que no van a desalojar a nadie porque después le entregan todo y nosotros quedamos para la m…”

El vecino que sufre la toma, sin embargo, cree que hay un acuerdo con la policía porque “le dan un predio, dentro de la toma, para que la Caja de la Policía la administre. Esta es la negociación que existe con la gente de Desarrollo de Provincia, que conduce Andrés “El Cuervo” Larroque, denuncian.

En este mismo terreno, que se puede dividir en Este y Oeste, “del lado Este, hay un acuerdo entre los tomadores y los efectivos de la Comisaría 3 de Los Hornos”.

En el pasado, la Corriente Clasista y Combativa usurpó un terreno en La Matanza “que tenía dueños pero antes habíamos arbitrado todos los mecanismos para que una vez hecha la toma los habitantes tuvieran posibilidad de pagar sus propios terrenos”. Eso, como lo acepta el diputado nacional Juan Carlos Alderete, “no pasa más, lamentablemente”.

Gentileza: http://alejandrocancelare.com.ar/

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: