Las batallas y los planes de Cambiemos para pintar el Oeste de amarillo

Como en un tablero de TEG, el partido gobernante busca avanzar en la región. ¿Cuáles son los distritos que tiene más chances de conquistar y cómo son las contiendas internas que se libran en las tierras que aspira comandar a partir de 2019?

por
por

La batalla de Cambiemos para conquistar el oeste del conurbano ya está en marcha. Morón y Tres de Febrero son los bastiones macristas en el territorio y desde allí la fuerza pretende expandirse sin prisa pero sin pausa hacia el resto de los municipios con la mira puesta en 2019. En Hurlingham e Ituzaingó los amarillos triunfaron en los comicios legislativos, mientras que en La Matanza hicieron la mejor elección opositora en décadas. En esos tres distritos los soldados de Mauricio ya son una innegable alternativa de poder, pero como en toda avanzada hay frentes internos que atender.

Ituzaingó

Ituzaingó es uno de los partidos que Cambiemos tiene altas chances de gobernar a partir de 2019. Sería la primera vez que el distrito, creado en 1995 tras la escisión de Morón, cambiara de manos ya que el pejotista Alberto Descalzo gobierna los pagos hace 22 años ininterrumpidamente. Por eso, en estos días, el macrismo libra allí una batalla tan cerrada como silenciosa, acaso una suerte de paz armada entre los referente Gabriel Pozzuto y Gastón Di Castelnuovo.

La carrera armamentística entre Pozzuto, quien encabezó la lista de concejales de Cambiemos en las elecciones de octubre y Di Castelnuovo, el presidente del bloque en el Concejo, recién comienza. Mientras el primero saca chapa por su reciente triunfo electoral donde obtuvo el 40,92% frente al 34,72% del kirchnerismo; el segundo, expone que logró conducir e imponerse en un espacio en el que había muchos intereses encontrados. Vale decir que Cambiemos llegó a estar quebrado en tres partes dentro del Concejo Deliberante.

Una fuente que vive la interna de Cambiemos desde adentro explicó que “el contacto entre ambos dirigentes es escaso. Recién en los últimos días hubo alguna que otra comunicación dado que el oficialismo busca imponer un nuevo Código de Ordenamiento Urbano”. No Ficción pudo saber que el proyecto dejó al desnudo las intenciones de Pozzuto y Di Castelnuovo.

Por un lado, Pozzuto quiere que el tema se trate el año que viene con la conformación del nuevo HCD, donde Cambiemos tendrá la primera minoría con nueve concejales; por el otro, Di Castelnuovo ya dejó entrever que si el proyecto es pasible de algunas modificaciones podría ser apoyado por su espacio que hoy cuenta con seis bancas.

Gastón Di Castelnuovo

A simple vista, se puede decir que a partir de diciembre Di Castelnuovo se quedará con dos concejales leales mientras que los cuatro que asumen con Pozzuto responderán a este último. No es un dato menor.

Ezequiel Carrizo es uno de los ediles que se sumará a partir de diciembre. Es un hombre del ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, quien lo invitó a abandonar el confort que había encontrado en Las Cañitas para que volviera al Ituzaingó que lo vio crecer. Carrizo intentará quedarse con la presidencia del bloque.

Pozzuto, actual titular del PAMI local, está referenciado con el intendente de Morón, Ramiro Tagliaferro, y ya advirtió que también buscará la presidencia del Concejo. Todo indica que se trata del bendecido por Tagliaferro para suceder a Descalzo dentro de dos años. Pero no será fácil.

“La lista de esta elección intermedia se armó desde Morón, pero en la próxima que se elige intendente eso no va a volver a pasar. Un intendente no elige a otro intendente”, sentenció una fuente allegada al presidente de bloque. Desde este espacio confían en poder contar con mayores apoyos en Provincia y Nación, a la hora de hacer valer quien debe conducir el distrito.

La Matanza

Dicen que La Matanza es la obsesión política del presidente Macri. Es por eso que los días como referente local de Cambiemos en el territorio se terminaron para el concejal electo Miguel Saredi.

Finocchiaro, junto a Macri

Su trabajo en tierras matanceras antes de las PASO no conformó a la cúpula de Cambiemos y fue por eso que la gobernadora María Eugenia Vidal, con la venia de Mauricio, puso en funciones a uno de sus coroneles para desplegar la estrategia de la conquista tan mentada. Alejandro Finicchiaro, es el nombre de Cambiemos a instalar en dos años para arrebatarle La Matanza al peronismo. Dividida o no.

Pese a la convicción de Vidal de partir el distrito lo antes posible, una fuente cercana a Finocchiaro aseguró a este portal que el ministro de Educación quiere “ganar en La Matanza, en todo el municipio”, para “romper con el mito del PJ” y recién después pensar en una posible división, con el poder ya legitimado.

Criado entre San Justo y Lomas del Mirador, Fino comenzó a mlitar en la juventud de la UCeDé en la Universidad de San Andrés  y llegó al PRO de la mano de Mariano Narodowsky, ministro de Educación durante parte de la gestión porteña de Macri. Abogado de profesión, fue uno de los promotores  y luego Decano de la facultad de Derecho en la Universidad de La Matanza (UNLaM).

Los carteles de Saredi

Hoy, al frente del Palacio Pizzurno, Finocchiaro es número puesto para ser el candidato a intendente como vaticinan algunos paredones del distrito. Saredi lo sabe, pero en su entorno aseguran que no va a mostrar bandera blanca fácilmente.

El dirigente proveniente del peronismo que asumirá una banca como concejal en diciembre, se muestra siempre que puede como la referencia amarilla matancera. Afiches con su nombre  enumerando las obras del los gobiernos nacional y provincial son algunos de los artilugios de Saredi para mantenerse vigente.

Una fuente cercana al futuro edil, confió a No Ficción que Saredi “acusó recibo” de la bendición del primer mandatario a Finocchiaro durante un reciente acto en la UNlaM, aunque remarcó que  “Miguel va a asumir como concejal, y hagan lo que hagan la pelota también la tenemos nosotros”, en referencia a un supuesto margen de acción política que le daría la tarea legislativa en el territorio.

Pero en esta guerra, Fino tiene las armas más potentes. Voceros locales de uno de los partidos miembros de Cambiemos detallaron a a este medio que “desde el comando de Provincia recomiendan a la tropa de Saredi optar por Finocchiaro o quedar postergados“.

Codo a codo con el dirigente social Héctor ‘Toty’ Flores, Finocchiaro se puso al hombro con cierto éxito el operativo de fiscalización en las zonas más hostiles del distrito durante las legislativas de octubre. El resultado fue el 30% obtenido que superó las expectativas del mismísimo Jaime Duran Barba.

Hurlingham

A diferencia de lo que ocurrió en Ituzaingó y La Matanza, en Hurlingham Cambiemos sí dirimió sus diferencias en las PASO de agosto. Esta tensión, que llevaba años sin resolverse, recién se descomprimió cuando Lucas Delfino, referente local del ministro del Interior Rogelio Frigerio, se impuso en agosto con casi el 74% de los votos que obtuvo el macrismo ante el 26% que consiguió Ramón Fernández, el alfil del intendente de Vicente López, Jorge Macri, en el suelo donde hoy gobierna el ex randazzista Juan Horacio Zabaleta.

Delfino recibió la bendición de Vidal

Esa no era la primera vez que el primo del presidente metía su cuña en Hurlingham. A fines de 2014, Pablo Sívori comenzaba a esbozar en el distrito la idea de un Jorge Macri gobernador, quien finalmente debió conformarse con el distrito del norte del conurbano. Delfino, mientras tanto, apostó a María Eugenia Vidal, avanzó varios casilleros y no tardó en convertirse en el subsecretario de Asuntos Municipales de Nación, dependiendo de Frigerio.

Al mismo ritmo, Sívori en el 2015 logró llegar al Concejo Deliberante donde se hizo de la presidencia del bloque. La primera sesión de este año vislumbró la rigidez que primó durante los meses siguientes: Cambiemos votó dividido un Convenio entre el Municipio y el Club River Plate: por un lado Sívori entendió que era una oportunidad de ampliar los servicios en el Polideportivo municipal; mientras que Delfino y el concejal Alfredo Carrasco que está bajo su ala, sostenían que el oficialismo buscaba privatizar el predio.

Finalmente, la sangre no llegó al río y tras las PASO ambos dirigentes caminaron juntos las calles del distrito en campaña.  Delfino, está posicionado para pelear por el gobierno municipal

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: