Canario Soto: “Si Macri tendría que haber enfrentado la pandemia sería una catástrofe”

El concejal del unibloque Argentina de Pie, Nicolás Canario Soto, fue el protagonista de otra emisión de No Ficción Entrevistas. El dirigente se explayó sobre su paso por la justicia, sus intenciones de ser juez penal de Morón y la posibilidad de encarar un proyecto partidario vecinalista. Hacia el final de la charla, el edil destacó la gestión del ministro de Seguridad, Sergio Berni, hoy en el ojo de la tormenta por el Caso Facundo Astudillo Castro.

por
por

El concejal Nicolás Canario Soto se convirtió en el primer dirigente del entonces oficialismo en darle la espalda a Ramiro Tagliaferro en el recinto. A un año del alejamiento del espacio que lo introdujo en la política partidaria, el edil dialogó con No Ficción Entrevistas sobre su futuro que en los próximos meses podría bifurcarse tanto hacia la arena política como la judicial, donde espera desde hace años que se resuelva una terna que podría convertirlo en juez de Garantías N° 1 del Departamento Judicial de Morón. El ex titular de la UGC de Morón Sur sorprendió al manifestar su empatía con el cuestionado ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni; destacó el rol de su monobloque Argentina de Pie en el Concejo; y no eludió explayarse sobre la gestión de Lucas Ghi.

– ¿Cómo fue tu paso por la justicia?

– En el año 2008 ingresé como pasante y al mes pasé a planta permanente. Hice todo el recorrido hasta llegar a ser funcionario judicial. Me costó entrar a la fiscalía. No es un lugar donde se pueda acceder de forma fácil sino tenés un familiar o alguien que te recomiende, eso no significa que todos los que estén sean familiares de alguien… Creo que en ese año 2008, había una voluntad política a nivel nacional para que la justicia se democratice y pudieran acceder personas comunes.

– Luego empezaste a hacer política…

– En 2015 se dio la posibilidad de sumarme a la política. Llego por un vecino. Nunca había militado para ningún espacio, aunque siempre me identifiqué con las principales ideas del peronismo: soberanía política, independencia económica y justicia social; sentí que podía militar en cualquier espacio pero sin perder de vista eso. En ese momento, ya habían pasado las elecciones y me preguntaron si quería sumarme a la gestión de Ramiro, me propusieron ser secretario de la Unidad de Gestión Comunitaria N° 6 en Morón Sur. Lo tomé como un desafío personal porque San Francisco y particularmente todo Morón Sur no tenía cloacas, agua corriente, ni reconversión lumínica.

– ¿Cómo llegaste al Concejo?

– En el año 2017 me proponen ser parte de la lista. Era una experiencia nueva y dije que sí. Se ganó por una buena diferencia de puntos. A nivel local fue una gran elección, y si bien a nivel provincial y nacional también, la verdad que nunca tuve devoción por los líderes nacionales del espacio. Lo único que me importaba es que mi barrio en particular, San Francisco, crezca y en lo posible todo Morón Sur. Creo que en los primeros dos años de gestión se vieron avances, después se generalizó una desidia por parte de los funcionarios y empezó la caída, como que se la creyeron…

– ¿Existía la disidencia interna?

– Uno siempre trató de dar su punto de vista político, dar la discusión. Por ejemplo obvio que estaba de acuerdo con el Metrobús en Haedo, pero creo que era mucho más necesario hacerlo en Morón Sur. Esa fue la disputa que di en su momento. Eso generó que poco después haya roto el bloque porque para mí la dignidad de las personas no es negociable y ese fue el desencadenante para irme. La situación económica por lo menos en Morón Sur era muy caótica. Hubo ciertas acciones que generaron mi repudio porque yo no negocio con la dignidad de mi barrio ni la dignidad de las personas que menos recursos tienen.

– ¿Cómo es el trabajo legislativo desde un monobloque?

– Soy parte de una oposición que busca acuerdos políticos para mejorarle la calidad de vida al vecino. Eso es lo fundamental, al margen de las ideologías y lo que uno piensa en particular. Lo que importa es lo colectivo. Hoy por hoy no tengo esa presión de acompañar al oficialismo, por lo que acompaño lo que consideró que está bien y lo que está mal, no. De todas maneras, no soy el único monobloque, hay cuatro más con quienes tengo permanente diálogo e intercambio de ideas.

– Si bien estamos hablando de un contexto muy particular, ¿cómo ves la gestión de Lucas Ghi?

– En primer lugar, creo que los vecinos le volvieron a dar otra posibilidad para gestionar el distrito que, a mi humilde modo de ver las cosas, debería hacerlo distinto a la última vez cuando perdieron las elecciones. Pero bueno, nos atravesó esta pandemia y podría decirse que la gestión todavía no arrancó, no se ve en las calles, pero la situación es muy particular como para dar un pronóstico definitivo.

– ¿Cómo te parece que hubiera manejado la situación el gobierno de Mauricio Macri?

– A nivel nacional creo que hubiese sido una catástrofe. Sinceramente pienso eso. Quiero creer que a nivel local se iba a continuar con la atención de la demanda del vecino, en sintonía con lo que hubiera pasado en el ámbito provincial, donde hubiera habido algo más de cordura que en el gobierno nacional. Durante esos cuatro años hubo muchos hospitales que no se inauguraron.

– La resolución de la terna judicial sigue pendiente… ¿le gustaría ser juez o seguirá en la política?

– El cargo todavía sigue vacante y yo sigo siendo uno de los ternados. Calculo que este año o a lo sumo el próximo se resolverá. A mediano o corto plazo lo van a terminar definiendo. Si el criterio del gobernador Axel Kicillof es que me convierta en el representante del Juzgado de Garantías N° 1 de Morón lo voy a hacer con total responsabilidad. Si sigo en la política no creo que elija por lo menos en lo inmediato a un representante político. Me gustaría seguir como lo vengo haciendo, conversando con muchos vecinos que no se sienten tan identificados ni con quien está gestionando ahora ni con lo que estaba antes. Me gustaría ver la posibilidad de conformar un partido vecinalista. Se trata de probar y de ser fiel a mis convicciones.

– ¿Sería trabajar desde Morón para Morón?

– Exactamente y con vecinos de Morón en la gestión de Morón porque, y no tengo ningún prejuicio con funcionarios que son de otros distritos, creo que eso ayuda mucho a la ciudadanía a cruzarse en la verdulería, en la farmacia, o donde sea con un funcionario y nunca se pierde de vista el territorio porque si uno vive, nació y creció en Morón creo que es una ventaja respecto a aquellos que no lo son.

– Y si tuviera que referenciarse con algún dirigente nacional o provincial… ¿con quién lo haría?

– El que más empático me cae por lo menos desde la pandemia, fue Sergio Berni. Me cayó bien, creo que le podrán discutir un montón de situaciones pero el tipo le pone el cuerpo y para mí eso es muy valorable. No significa nada en términos políticos, pero creo que como funcionario es el que está ahí en la primera línea de fuego.

Podés escuchar ésta y el resto de las Entrevistas No Ficción completas en Spotify. Además, los miércoles y sábados son trasmitidas a las 13 por FM Fribuay 90.7.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

En esta nota se habla de:

También podría interesarte...