La patrulla vecinal contra delitos y usurpaciones que recorre la localidad más desconocida de La Matanza

Aseguran que su tarea es netamente "preventiva" y que "no detienen a nadie". Tienen autos, cuatriciclos, motos, sirenas y visión nocturna. Se llaman "Ojos de 20 de Junio".

por
por

«Nuestra tarea es echar fly, tiramos sirenas y echamos fly». Mauricio Sánchez es el presidente de la Asociación de Fomento de 20 de Junio (AF20J), la localidad más rural de La Matanza. Allí, junto a un grupo de vecinos, comenzaron a organizarse ante la falta de seguridad y el aumento de entraderas, escruches y usurpaciones. Arrancaron como algo esporádico, pero desde la cuarentena operan todas las noches, hasta la madrugada.

20 de Junio es conocida en la zona oeste por su oferta de casas quintas y fines de semana tranquilos. Con 3 mil habitantes, la localidad menos poblada de La Matanza lucha por mantener la paz que la caracterizó desde su fundación en 1949. Pero en épocas de aislamiento, crisis y conflictos sociales, los vecinos crearon Ojos de 20 de Junio: comenzaron hace 4 años haciendo la seguridad de la fiesta gaucha que se realiza allí cada año y hoy tienen desde grupos de Whatsapp hasta una flota de móviles.

«Tenemos un coche, dos motos y un cuatriciclo equipados con luz, sirena, visión nocturna, linterna de alta potencia y radios. Como acá no hay acceso fácil, entonces nos autoprotegemos», contó Mauricio en diálogo con No Ficción, y adelantó: «ahora estamos juntando plata para una camioneta con sonda clórica, lo que nos permitiría darnos cuenta si detrás de los yuyos se esconde un perro, una persona o una comadreja. Es complicado manejarse en nocturnidad».

Muricio es analista de sistemas, se crió en Morón, pero hace 14 años se mudó a 20 de Junio con su esposa y hace dos que preside la Asociación de Fomento. En la localidad solo hay una Subcomisaría, que antes era un simple destacamento. «Acá no había móviles y pusieron una camioneta municipal que venía a hacer el refuerzo, pero cuando llegó la pandemia la retiraron«, explicó.

Los móviles de los vecinos

Junto a Mauricio hay otros dos integrantes de la Comisión Directiva de la AF20J que forman parte de la guardia. Insisten que su función «es netamente de prevención activa y en nocturnidad. Si vemos algo raro llamamos a la policía». Y reconocen que conviven con el riesgo: «A los tres días de la cuarentena ya habían entrado a una casa quinta y decidimos poner presencia en calle. Nos han disparado, pero estamos organizados. Hemos recuperado caballos, asistimos a una familia tras una entradera y hasta salvamos a una mujer que escapaba de su marido».

¿JUSTICIA POR MANO PROPIA?

En los últimos meses, La Matanza fue escenario de vecinos que deciden actuar ante lo que consideran la falta de accionar policial. Hubo casos de todo tipo: linchamientos en Rafael Castillo, pasacalles con advertencias en Isidro Casanova o movilizaciones en San Justo y Ramos Mejía. Lo cierto es que la demanda ciudadana crece, y 20 de Junio en silencio construyó su propia historia.

La legislación argentina prohíbe a los vecinos organizarse y ejercer un rol policial, y mucho menos detener gente. Por eso, la línea con la problemática de la justicia por mano propia es fina, y ante la consulta de No Ficción el presidente de la AF20J reconoció saberlo.

También cuentan con animales para rastrear los caballos en la noche

«Antes de empezar los recorridos lo hablamos con el jefe de la Subcomisaría, le propusimos hacer un apoyo y estamos en contacto continuo. Nosotros no cumplimos el rol de policías, pero sí reforzar la prevención. Tenemos una presencia pesada en el lugar, donde los vecinos escuchan nuestra sirenas«, explicó Mauricio.

El presidente de la AF20J reconoció que «existe una paranoia entre la gente» y que tienen claro que «el delito no se puede solucionar con otro delito». Aseguró que «todo lo que deba ser informado, es informado» y que jamás detuvieron a nadie: «si vemos motos desconocidas, nos posicionábamos al costado y le preguntamos si están perdidos y que si es necesario los acompañamos hasta donde tengan que ir. Nos ha pasado que de golpe aceleran, y eso es parte de la prevención. Venían con malas intenciones y se dieron cuenta que hay control. Funciona».

TOMAS DE TIERRAS Y COVID-19

En plena pandemia las principales dificultades de La Matanza se han encontrado en el avance de los contagios y luego las tomas de tierras. Sobre estos puntos Mauricio cuenta que también se dedican «a acompañar al vecino, sin revelar su identidad. Hemos tenido varios contagios acá. Llamamos para pedir testeos para 20 de Junio, y nunca tuvimos respuestas. Vemos que hay operativos en distintas localidades, pero no podemos irnos a otra zona a mezclarnos en medio de la cuarentena».

Sobre las tomas, reconoció haber tenido casos en las casas quintas, pero que hasta ahora pudieron desactivarlas. «Siempre tratamos de no generar conflicto, al ser civiles oficiamos de testigos. Pero tenemos el permiso de los vecinos para poder ingresar a las casas si vemos algo extraño y dar aviso a la policía», explicó el presidente de la AF20J.

«Los vecinos nos colaboran con el combustible y el mantenimiento de los vehículos. A nosotros nos llaman y a los 5 minutos estamos en el lugar. Constatamos el evento que encontramos y damos aviso a la policía. El problema lo tenemos cuando la policía no llega», cuenta Mauricio. Pocos lo saben, pero en 20 de Junio los vecinos decidieron organizarse, con lo bueno y lo malo, con la tranquilidad y los riesgos. Los Ojos de 20 de Junio lo dicen con más firmeza: «lo que hacemos, lo hacemos con cariño».

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: