La jueza Castillo dictó la prisión preventiva para la pareja de policías acusada del crimen de Lucas Verón

Fue tras el pedido de los fiscales Marcos Boeghi y Claudio Fornaro, de La Matanza.

por
por

Un día después de que los fiscales pidieran elevar a juicio la causa por la muerte de Lucas Verón, la pareja de policías acusada del crimen quedó con prisión preventiva. Verón fue asesinado cuando celebraba su cumpleaños número 18, en González Catán.

La jueza Mary Castillo, del juzgado de Garantías 1 de La Matanza, hizo lugar al pedido de los fiscales Marcos Borghi y Claudio Fornaro, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática de Homicidios de dicho Departamento Judicial.

Los policías que quedaron bajo prisión preventiva son Ezequiel Benítez y Cintia Duarte, acusados del “homicidio agravado por ser cometido por un miembro de una fuerza de seguridad y por el uso de arma de fuego y tentativa de homicidio”. La tentativa corresponde al adolescente que acompañaba a Verón esa noche.

En paralelo, se investiga por encubrimiento al primer fiscal que tuvo la causa, Juan Pablo Tahtagian, quien habría amedrentado al acompañante de Verón junto a miembros de la policía.

Esta medida adoptada por la jueza Castillo es el paso previo a la elevación a juicio de la causa, aunque resta esperar por apelaciones que podría hacer la defensa.

Por su parte, el pasado lunes, al cumplirse un mes del crimen, familiares, amigos y organizaciones sociales y de derechos humanos se manifestaron en las puertas de la fiscalía de San Justo para pedir justicia por Lucas.

“Hasta que no les den (a los detenidos) la perpetua no vamos a parar”, dijo a Télam Cintia, hermana del joven asesinado, y agregó: “Estamos haciendo todo lo posible para que sigan presos. Vamos camino a eso”.

Lucas Verón fue asesinado el 10 de julio último por la madrugada, mientras festejaba su cumpleaños número 18. En circunstancias poco claras, fue abordado por un patrullero conducido por los oficiales Benítez y Duarte, quienes luego de abatir a Verón no dieron aviso alguno del hecho a sus superiores y actualmente se encuentran detenidos.

Según las fuentes, el patrullero impactó por detrás al rodado en el que iban los jóvenes, quienes cayeron al piso y comenzaron a correr en dirección a su casa ubicada a una cuadra y media. Aparentemente, el policía Benítez, quien iba manejando, descendió del vehículo y efectuó entre dos y tres disparos con su arma reglamentaria, uno de los cuales impactó en la víctima.

Según la autopsia al cuerpo del joven, el disparo ingresó por el tórax y salió por la espalda.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: