El Frente de Izquierda, por la conquista de una banca en La Matanza: “estamos dando pelea como nunca antes”

Juan Romero, precandidato a primer concejal por el FIT-U habló de los ejes de la campaña y la estrategia para entrar a un HCD copado por el peronismo.

por
por

Si querés recibir las noticias del oeste en tu celular o enviar tu comentario, entrá a nuestro Whatsapp. También a InstagramTwitter y Facebook.

Tras la masiva movilización de ayer en el centro de San Justo junto al Polo Obrero, el Frente de Izquierda-Unidad (FIT-U) continúa la campaña en La Matanza con miras en superar este domingo el 1,5% de votos que le permitan competir en noviembre, y ahí apuntar a superar el 7% que le daría posibilidades de que tener una banca en el Concejo Deliberante (HCD).

Quien tiene ese objetivo es Juan Romero, precandidato a primer concejal por el FIT-U en La Matanza. En diálogo con No Ficción repasó los ejes de la campaña en un distrito que tiene una similitud con la Ciudad de Buenos Aires: el oficialismo tiene mayoría absoluta en el recinto.

Ayer hicieron una gran movilización a San Justo con familias de barrios populares y asentamientos, ¿el habitacional es el eje más fuerte de su campaña?
Hay varios temas. Hay una crisis en relación a la infraestructura del distrito. Obras hidráulicas que faltan, lo que hace que ante tormentas fuertes siga habiendo inundaciones en zonas de Laferrere, González Catán y Virrey del Pino. Y seguimos con un distrito que tiene el 50% de las calles sin asfaltar, barrios enteros sin luminarias, lo que hace difícil la cuestión de la seguridad. Además, hay una crisis social. El índice de 7 de cada 10 chicos pobres tiene su manifestación en nuestro distrito. Y en La Matanza tiene al peronismo con su cuota de responsabilidad porque gobierna hace 38 años.

Ayer en Laferrere, Espinoza dijo que “están alcanzando la inmunidad de rebaño, reactivando la economía y volviendo a ser felices”. ¿Para ustedes cuál es la situación?
En relación a la Salud hay un cuadro de vaciamiento de la salud municipal. Los trabajadores, desde enfermeros y médicos, tienen salarios por debajo de la línea de pobreza en todos los casos, con salarios que van de los 35 mil a 55 mil pesos. Esto obliga al multiempleo y nivel de trabajo con mucha exigencia. A esto se le suma la falta de insumos, de personal y que la mitad de los contratados lo está en forma precaria. Esto motivó un éxodo del personal hacia otros distritos.

¿Y en materia laboral, qué mirada tienen?
Espinoza dice que es el distrito de la industria, pero la realidad es que es el distrito de la precarización laboral. Según el Observatorio Social de la UNLaM somos un distrito con más del 60% de la mano de obra que trabaja de forma precarizada y eso tiene consecuencias. La más grave es la de un joven en una textil de Laferrere (ver nota acá).

Ahora bien, la situación en La Matanza es similar a la de CABA, con un oficialismo que copó el recinto y trata los temas que son de su autoría. ¿Cuál es el plan de la Izquierda para poder entrar?
La izquierda debe actuar en función de la defensa irrestricta y consecuente de los intereses populares. Hay un oficialismo que se jacta de dominar en el terreno electoral pero luego la realidad es que tiene una orientación de ajuste. Creo que en esta elección eso va a aparecer porque hay un descontento que se tiene que traducir en un voto al Frente de Izquierda-Unidad. Estamos dando pelea como nunca antes. El hecho de que ayer se hayan movilizado con el Polo Obrero 10 mil personas de 60 barrios del distrito es un indicador de que estamos dando pelea donde corresponde. Estamos organizando los reclamos de los vecinos.

En dos oportunidades denunciaron que “una patota del PJ” amenazó y le robó a sus militantes. ¿Cómo impactó esto en la campaña?
-Nos interesa hacer una denuncia porque son prácticas antidemocráticas y queremos alertar por la seguridad de los compañeros y compañeras que desarrollan parte de nuestra campaña. Y vamos a dar luchas incluadicables ante estos ataques. La historia nuestra está marcada por el asesinato de nuestro compañero Mariano Ferreyra a manos de una patota del dirigente de la Unión ferroviaria, el peronista José Pedraza. Y terminó preso. Por lo tanto no vamos a dejar pasar este tipo de prácticas. Y por otro lado hemos tenido la solidaridad de muchos vecinos y organizaciones que nos acompañan en nuestro derecho de hacer campaña.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: