Allanaron la textil de Laferrere y confirmaron que Octavio murió al intentar rescatar a su compañero

El procedimiento fue encabezado por el fiscal Juan Pablo Tahtagian que secuestró material de interés para la causa. Además, este jueves declaró ante la justicia el joven sobreviviente que se intoxicó junto a la víctima con thinner, mientras pintaban un tanque.

por
por

Si querés recibir las noticias del oeste en tu celular o enviar tu comentario, entrá a nuestro Whatsapp. También a InstagramTwitter y Facebook.

La justicia de La Matanza allanó este jueves por la mañana la fábrica textil en la que el 2 de junio murió intoxicado con thinner Octavio Migueles, de 20 años. Los investigadores secuestraron documentación y dispositivos electrónicos relevantes para la causa; al tiempo que los bomberos de la Bonaerense realizaron pericias que serán clave para establecer si hubo negligencia empresarial. Además, se estableció que la víctima se desvaneció al intentar rescatar a su compañero, quien luego de permanecer varios días internado, declaró esta tarde en sede judicial.

El procedimiento fue ordenado por el titular de la Fiscalía 3 de Gregorio de Laferrere, Juan Pablo Tahtagian, quien estuvo presente en la fábrica situada en Ezeiza 6169 de esa localidad del partido de La Matanza, donde funciona Somartex SRL. Entre otros elementos, los funcionarios judiciales y policiales se llevaron documentos donde figura la nómina de empleados y bajo qué condiciones estaban, o no, contratados. En este punto, No Ficción pudo saber que los dueños de la empresa brindaron toda la información solicitada por los investigadores.

Familiares, amigos y allegados de Octavio en una de las marchas que realizaron pidiendo justicia.

Del allanamiento también participó personal de Seguridad Siniestral de los Bomberos de la Bonaerense que elaborarán un informe que resultará fundamental para establecer en qué circunstancias sucedieron los hechos en el interior del tanque donde Octavio y un compañero de trabajo estaban pintando, bajo las órdenes de sus superiores, en aquella trágica jornada laboral.

Tal como adelantó No Ficción todo ocurrió en un tambor recostado que tiene una capacidad de unos 500 mililitros al cual se accede solo por la parte superior, donde a lo sumo cabe una persona y media.

Si bien el informe de los Bomberos estará en los próximos días, las fuentes le adelantaron a este medio que los jóvenes no contaban con los elementos suficientes para entrar allí. “Les habían dado una mascarita que no les sirvió de nada”, contó una calificada fuente judicial que participó de la diligencia.

“Se pudo reconstruir que entraban de a uno al tanque a pintar y salían a descansar. Los trabajadores ingresaban por arriba, y habían puesto una escalera para descender al interior del tambor con lo cual el acceso se angostaba aún más”, añadieron los voceros que precisaron: “Aparentemente, fue un proceso lento. Ambos se habían empezado a sentir mal y le dijeron al encargado o capataz de la fábrica lo que les estaba pasado, pero éste le restó importancia”.

Se estableció que Octavio murió porque intentó rescatar a su compañero, al revés de lo que pensaba hasta el momento. “El chico que sobrevivió fue el último que había entrado a pintar. Se descompensó y ahí fue a socorrerlo la víctima fatal, quien también se desmayó al querer sacar al otro joven para lo cual debe haber hecho un esfuerzo sobrehumano”, subrayó el investigador consultado, quien destacó: “incluso uno de los dueños también se metió para tratar de rescatarlo, pero ya era tarde”.

El muchacho que sobrevivió quedó internado por varios días y tras recuperarse declaró este jueves por la tarde ante los funcionarios de la UFI 3 de Gregorio de Laferrere. Los voceros indicaron que aportó unas fotos que se habría sacado aquel día junto a Octavio en la que ambos tenían una mascarilla puesta. Sin embargo, a las claras, resultó insuficiente.

“Los especialistas en siniestros que inspeccionaron el lugar no entraron al tambor porque aseguraron no contar con los materiales de seguridad apropiados para hacerlo, ni tampoco estaban presentes en la fábrica”, afirmó la fuente.

El frente de Somartex SRL, la fábrica donde Octavio murió intoxicado con thinner.

La causa está caratulada como “averiguaciones de causales de muerte” tal como fue instruida en un primer momento por la Fiscalía de Homicidios Dolosos de La Matanza que a los pocos días pasó el caso a la UFI de delitos ordinarios.

Desde la UFI 3 de Gregorio de Laferrere explicaron que el expediente podría ser recaratulado como “homicidio culposo y lesiones culposas”, para lo cual será clave el informe que presentarán los Bomberos en donde se determinará si los jóvenes fueron obligados a entrar una trampa mortal, tal como se presume.

Una vez que se releve toda la prueba, desde la fiscalía estarían en condiciones de avanzar sobre la pirámide de responsabilidades por parte de las autoridades de la empresa.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: