Crimen del almacenero de San Justo: el acusado declaró que “no recuerda nada porque estaba muy drogado”

El sospechoso seguirá detenido por el asesinato del almacenero Silvestre Reynaldo Quiroz, de 35 años, quien el sábado pasado y a plena luz del día fue atacado con un nunchaku y un cuchillo tras querer cobrarle una latita de cerveza al acusado.

por
por

Si querés recibir las noticias del oeste en tu celular o enviar tu comentario, entrá a nuestro Whatsapp. También a InstagramTwitter y Facebook.

Marcos Borghi, el fiscal de Homicidios que investiga el asesinato del almacenero de San Justo, le tomó ayer declaración indagatoria al principal sospechoso del crimen, Matías Andrade de 29 años, quien “manifestó no recordar nada porque estaba muy drogado por el consumo de cocaína”.

El sospechoso seguirá detenido por los delitos de “homicidio agravado criminis causae” por el asesinato del almacenero Silvestre Reynaldo Quiroz, de 35 años, quien el sábado pasado y a plena luz del día fue atacado con un nunchaku y un cuchillo tras querer cobrarle una latita de cerveza que Andrade se habría llevado de su local. El hecho ocurrió en Parral al 3400, entre Pampa y Derqui, de San Justo,

Además, Borghi lo imputó por “robo calificado por el uso de armas (dos hechos)”, ya que luego del ataque, el agresor escapó a bordo de dos vehículos hasta que fue apresado en la localidad matancera de Isidro Casanova. Mientras los investigadores recaban información de testigos y cámaras de seguridad, Andrade seguirá con prisión preventiva.

Una fuente judicial explicó a No Ficción que, además, Quiroz “tenía nueve puñaladas, siendo las del pecho las que generaron la herida mortal, además de que había signos de defensa ante el ataque”.

El crimen generó gran conmoción en los vecinos de San Justo porque todo quedó registrado por las cámaras de seguridad de la zona, donde se ve cómo un sujeto, que sería Andrade, atacó a golpes en la cabeza con un nunchaku al comerciante.

Luego, la víctima fue apuñalada con un cuchillo en distintas partes del cuerpo, a raíz de lo cual, fue trasladada de urgencia al Hospital Balestrini de Ciudad Evita, donde fue intervenida quirúrgicamente y falleció producto de las heridas recibidas.

LA VIUDA Y LAS HIJAS DEL ALMACENERO VIERON TODO

Por su parte, Hilaria, la viuda de Quiroz, contó esta mañana al canal TN que el hecho ocurrió cuando ella había dejado “un poquito abierta” la reja de la verdulería y al local entró el agresor. “El chico viene cruzando la calle. Yo pensando que iba a comprar, le dejé la reja abierta y entró. Fue directo a la heladera, agarró una lata de cerveza y salió”, relató.

La mujer contó que salió detrás del hombre y le dijo “no me pagaste”, a lo cual el muchacho le respondió “¿qué te voy a pagar?” y se retiró. Hilaria recordó que en ese momento le avisó a su marido que ese cliente se había ido sin pagar una lata de cerveza y Reynaldo “fue detrás de él”.

“Le reclamó, le gritó ‘por qué no me pagás’ y el tipo sacó un arma, dos fierros que tienen una cadena y lo empezó a golpear”, señaló la viuda al describir la primera agresión que su marido recibió con un nunchaku. La mujer explicó que le pidió a sus dos hijas menores que se metan en el local y llamen a la policía, y que en ese momento cuando se acercaba vio como el agresor “estaba acuchillando” a su marido.

“¿Cómo voy a vivir?”, se preguntó quebrada en llanto la mujer, mientras también cuestionó que la ambulancia demoró en llegar. La viuda confirmó que ya conocían al asesino como un cliente de la zona, con el que hasta el momento no habían tenido ningún inconveniente.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: