Colegio French Ramos Mejía: el Concejo Deliberante podría ser clave para evitar que desaparezca la institución

Este jueves se realizó una nueva movilización en reclamo de la continuidad de la escuela. A las posibilidades de salvarlo con un interventor provincial o una cooperativa, se suman otras dos alternativas.

por
por

La comunidad educativa del Colegio French de Ramos Mejía volvió a movilizarse este jueves a la Plaza Sarmiento para pedir por la continuidad de la institución, que el 20 de octubre pasado anunció su cierre por una «incontrolable morosidad en el cobro de las cuotas» por la crisis del Covid-19. Sin embargo, docentes, auxiliares, padres y alumnos se encuentran en plena lucha para evitar el final de una escuela con 56 años de historia en La Matanza.

«Seguimos en la lucha, tenemos el apoyo de las autoridades municipales (de La Matanza) y provinciales. Está la decisión política de la continuidad de la escuela», expresó a este medio la directora de la secundaria, Marisol Linares. Las posibilidades para evitar el cierre hasta ahora eran dos: que la Dirección de Escuelas de Gestión Privada (DIEGEP) ponga un interventor o que se constituya en cooperativa. Sin embargo, se suman dos estrategias más.

Una es política. «Estamos con reuniones y desde el municipio se propuso declararlo monumento cultural y educativo para que no puedan hacer nada que no sea una escuela, que no se pueda utilizar el espacio para un negocio inmobiliario», comentó Linares. Es que una de las sospechas de la comunidad educativa es que los representantes legales empujaron a la institución a la quiebra para liberar un edificio ubicado en un punto clave del centro de Ramos Mejía.

Este medio intentó obtener detalles por parte de las autoridades educativas del municipio, pero prefirieron no hacer declaraciones. Lo cierto es que esa iniciativa solo puede salir del Concejo Deliberante, quien tiene las facultades para declararlo «patrimonio histórico y así preservar todos los bienes muebles e inmuebles de dominio público o privado«. Para encontrar un caso semejante hay que remontarse a 1959, cuando por ordenanza se creo la Casa de la Cultura de Ramos Mejía, que antes había funcionado como un Juzgado, un cuartel de Bomberos y hasta una sucursal del Banco Nación.

La otra salida podría ser empresaria. Nancy Romero, secretaria Gremial del Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop) en La Matanza, comentó a No Ficción que «se ha planteado la posibilidad de que un grupo empresario, dueño de otras escuelas, compre la institución». Sin embargo, la referente gremial reconoció desconocer el nombre de los posibles inversores.

Además, la secretaria Gremial de Sadop La Matanza reveló que «se agotaron todas las instancias administrativas para llegar a un acuerdo con los representantes legales, ya que debían presentarse en la sede del Ministerio de Trabajo (en San Justo) el lunes pasado y no lo hicieron alegando que como un grupo de padres fue a manifestarse, temían por su integridad».

Mientras la incógnita sigue, los docentes y alumnos no solo continúan con la enseñanza sino también con la lucha. Ayer a las 17 se movilizaron bajo la consigna «la educación no se negocia, no al cierre del Instituto French». Linares por su parte dejó un mensaje contundente: «Tenemos la esperanza de que podamos continuar el año que viene. Estamos acompañando a las familias y haciendo todo para la continuidad de la escuela».

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: