Zona Oeste: más de 200 trabajadores de Garbarino toman medidas de fuerza por falta de pago de salarios

El conflicto viene desde hace más de un año atrás, cuando la empresa cambió de manos, explicaron desde el sindicato SEOCA Zona Oeste.

por
por

Si querés recibir las noticias del oeste en tu celular o enviar tu comentario, entrá a nuestro Whatsapp. También a InstagramTwitter y Facebook.

Más de 200 trabajadores de la empresa Garbarino en la zona oeste del conurbano bonaerense realizaron este martes un acto de protesta en las sucursales de Gregorio de Laferrere y de Merlo, con el fin de visibilizar los distintos reclamos sindicales contra la empresa como el atraso salarial.

“Esto viene desde hace un año, desde que el empresario Carlos Rosales tomó las riendas de la compañía. Hay irregularidades de todo tipo. La última es que todavía nos deben la mitad de los salarios de marzo y, la mitad que sí pagaron, lo hicieron en cuotas”, contó Érica Salazar, delegada de SEOCA Zona Oeste en la sucursal de Plaza Oeste, a No Ficción.

Como antecedente más reciente de los conflictos, en diciembre último la empresa había desvinculado a 23 trabajadores por realizar una medida de fuerza y fue obligada a reincorporarlas por el Ministerio de Trabajo de la Provincia.

Las protestas incluyen atrasos en los pagos de las contribuciones patronales como la obra social. “Hay compañeros que, en plena pandemia, se quedaron sin cobertura”, aseguró Salazar y agregó: “También nos deben un bono de 9 mil pesos, acordado a fin de año, que se iba a pagar en tres cuotas y solo pagaron una”.

Asimismo, otro de los reclamos es la aplicación errónea de descuentos en los salarios. “Dicen que es por error, pero ocurre todo el tiempo y lo vemos como una maniobra más de desgaste”, afirmó la delegada.

El reclamo que nuclea a los 200 trabajadores de las seis sucursales del Oeste lo lleva adelante el SEOCA Zona Oeste, pero la situación se extiende hacia todo el país. “Hay 4 mil trabajadores perjudicados por esta empresa que cierra sucursales todo el tiempo. En el Oeste, cerraron la sucursal de Morón, de un día para el otro, y nos reubicaron en las demás sucursales. Pero cuando no pueden reubicar, te dejan afuera”, resumió.

En cuanto a las respuestas de la empresa, Salazar apuntó que son prácticamente nulas. “En una audiencia, convocada por el Ministerio de Trabajo, se presentó la vicepresidenta, Mariana Casares, con una actitud arrogante y desagradable, en la que no quiso dar explicaciones. Habló de un giro comercial de la empresa y nosotros entendemos que hay un cambio estructural dentro del cual no dan respuestas a los trabajadores sobre el rumbo que tomará la empresa ni certezas sobre los puestos de trabajo”, advirtió la delegada.

Sobre la crisis alegada por Garbarino, Salazar apuntó: “En distintas entrevistas, Rosales dijo que las ventas online aumentaron un 900%. Además, hasta hace poco el gobierno se hacía cargo de la mitad de los salario, al tiempo que la empresa aplicaba suspensiones con un descuento del 25%. Es decir, durante meses solo tuvieron que pagar el 25% de los salarios”.

Sobre las medidas de fuerza aplicadas por el gremio, la delegada explicó que “más allá de la actividad de hoy, la retención de tareas es por tiempo indeterminado, hasta que paguen los salarios”. En el mismo sentido, aseguró: “Nos gustaría poder hacer una medida más contundente, con movilización, pero entendemos la situación sanitaria y tampoco queremos exponer a nuestros compañeros a un contagio”.

En redes sociales, las y los trabajadores buscan visibilizar el conflicto a través de la consigna #GarbarinoNoPaga.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: