Virrey del Pino: Un informe del Conicet confirmó que Klaukol contamina con sílice a los vecinos

Según la investigación, la empresa sería la causal del 60% de los agentes tóxicos que hay en el aire.

por
por

Si querés recibir las noticias del oeste en tu celular o enviar tu comentario, entrá a nuestro Whatsapp. También a InstagramTwitter y Facebook.

A 13 años del inicio de la lucha de los vecinos del barrio Las Mercedes de Virrey del Pino, por la contaminación de la empresa Parex Klaukol, un informe científico del Conicet confirmó que la fábrica emana altos niveles de polvo de sílice. Se trata de un elemento que al respirarlo raspa y rasga el revestimiento de las fosas nasales y respiratorias, y hace que los enfermos sean más susceptibles a la tuberculosis, la enfermedad renal y el cáncer de pulmón.

Vale recordar que la empresa de construcción Klaukol, de capitales franceses, se instaló en la mencionada localidad de La Matanza en el año 2000, más precisamente a la altura del Kilómetro 44.500 de la Ruta 3. De sus trece tolvas, la fábrica durante las 24 horas del día emana un material que a simple vista se puede ver que cae como una suerte de nevada: es sílice, que produce básicamente silicosis.

A pesar de convivir con eso, recién en 2009 los vecinos del barrio Las Mercedes pudieron organizarse y denunciar a la fábrica. Desde entonces se enfrentan a una multinacional y la omisión estatal, mientras ven como sus amigos y familiares enferman o mueren. Eso llevó a que presenten denuncias en la justicia, que poco respuestas brindó.

Informe del Conicet confirmó que Klaukol contamina

Pero ahora aparece una prueba irrefutable: el informe del Centro de Investigaciones del Medio Ambiente del Conicet. Allí se desprende que “del análisis de datos históricos de las estaciones de monitoreo continuo instaladas para evaluar la calidad del aire en la zona, y provistas por la empresa PAREX KLAUKOL SA y por ACUMAR (Autoridad Cuenca Matanza Riachuelo), en ambos casos se evidencia que en múltiples ocasiones los valores guía de la OMS (Organización Mundial de la Salud) para ambas fracciones de material particulado (silicio, aluminio y hierro) son superados“.

Además, en sus conclusiones, el trabajo de investigación confirma que “de los sensores continuos de material particulado ubicados en 3 de los ductos de la empresa, se observa una alta dispersión en los valores, con máximos que superan los 60 mg/m3, de material particulado total“.

¿Qué hay en el aire del barrio? Según el informe del Conicet, “los elementos analizados (silicio, aluminio y hierro) se encuentran principalmente en el material particulado fino, evidenciando la necesidad de profundizar los controles sobre la empresa“. Como si fuera poco, “se evidenció un aporte del orden del 60% de las actividades de la empresa a los niveles ambientales encontrados para el periodo evaluado (16 de marzo del 2022 al 19 de abril)“.

Pero el informe del Conicet no terminó ahí, sino que también planteó “algunas cuestiones sobre las que ACUMAR debería considerar en la toma de decisiones en pos de la gestión de la calidad del aire“, como por ejemplo, “un rediseño de la altura de los todos ductos para que la relación con las construcciones en el predio”, “colocar sensores continuos en los ductos que permitan discriminar las distintas fracciones de particulado emitido” y “realizar una evaluación integral de todas las fuentes del material particulado”.

Jorge Taiah, abogado de los vecinos, comentó en Barricada TV que el Conicet le dio sustento científico a “algo obvio, porque si vos vas al barrio notas que la población está seriamente afectada por las mismas enfermedades. Es duro, pero lo digo: en Virrey del Pino no se llega a viejo”.

Es necesario remarcar que la instalación de Klaukol es posterior al nacimiento del barrio, es decir, los vecinos ya estaban allí cuando llegó la empresa. “Ahora tenemos la esperanza de que la Justicia Federal de Morón nos haga lugar para investigar la causa. Tanto el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible como ACUMAR han sancionado a la compañía, pidiéndole que haga un programa de readecuación. Pero con este informe lapidario pedimos el cierre de la fábrica o adecue sus condiciones para una vida sana”.

La causa por contaminación contra Klaukol fue inicialmente radicada en el Juzgado Federal de Morón. El expediente durmió diez años, hasta que Ernesto Barral, juez a cargo, declaró la incompetencia del órgano judicial. La causa fue derivada al Juzgado de Garantías N° 4 de La Matanza, que tampoco actuó. En 2018, el caso llegó a la Corte Suprema de Justicia, pero el Alto Tribunal determinó que regresara al Juzgado N°4.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp

En esta nota se habla de: