Un robo, la hipótesis más firme en el crimen del chofer de Uber en Laferrere

"Estamos relevando todo lo que es testimonios y cámaras de seguridad", explicaron los investigadores a No Ficción. Aún no hay detenidos.

por
por

A poco de cumplirse 48 horas del asesinato de Iván Jara, el joven de 29 años que trabajaba como chofer de Uber en la localidad de Gregorio de Laferrere, los investigadores judiciales mantienen como principal hipótesis la de un homicidio tras un asalto.

Si bien en un primer momento se pensó en un posible ajuste de cuentas, ya que su cuerpo fue arrojado desde un auto con un tiro en la nuca, fuentes con acceso a la investigación confirmaron a No Ficción que «en principio se sigue manejando la hipótesis del robo».

El hecho ocurrió el domingo a las 18, en el cruce de las calles Llerena y Echeverría, en la mencionada localidad matancera. Al ser día del niño, aún había varios vecinos, entre ellos muchos menores, que estaban en la zona cuando el cuerpo de Iván fue descartado en la vía pública.

«Aún no tenemos detenidos, pero estamos relevando todo lo que es testimonios y cámaras de seguridad», indicó la fuente consultada. El auto de Jara fue encontrado incendiado a unas 10 cuadras del lugar donde tiraron el cuerpo. El robo del Chevrolet Corsa gris con el que trabajaba la víctima habría sido el móvil del crimen.

Esta mañana en declaraciones a la prensa, Sergio, padre del chofer, expresó: «Hipótesis hay varias, pero es un claro robo al voleo por parte de rastreros como hay todos los días. Lo tiraron como si mataran a un perro. No sé qué calificativo darle, era un trabajador».

Para el familiar todo ocurrió tras «un descuido de él y le entraron al auto. Una hipótesis es que iba buscando gente o había dejado a alguien y en ese momento el auto andaba despacio, o a lo mejor se puso a ver la aplicación para buscar un nuevo viaje, y ahí le ganaron y le pegan un tiro en la nuca, no fue de frente, fue por atrás».

El padre de Iván dijo que no cree que su hijo se haya resistido a un robo y agregó que los autores seguramente «son pibitos, que saben que entran (a una comisaría) y en dos días salen».

Por otra parte, Martín, un vecino de la cuadra, en diálogo con TN explicó: «Es muy raro todo, la situación, el momento, cuando lo tiraron todavía respiraba». De acuerdo a su relato, aún no eran las 6 de la tarde del domingo cuando esto ocurrió y sus hijos todavía estaban jugando en la calle. Ellos justamente fueron los que le avisaron que habían tirado a un hombre desde un auto.

La investigación está a cargo del fiscal Marcos Borghi, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática Homicidios Dolosos del Departamento Judicial La Matanza. 

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: