Un policía de la Ciudad se atrincheró en su casa de Ituzaingó y atacó a los tiros a otros oficiales

Ocurrió anoche cuando sus colegas lo fueron a notificar por haberse ausentado a su servicio. El oficial tendría problemas psiquiátricos. Uno de los efectivos recibió un disparo en su chaleco antibalas.

por
por

Una escena de alta tensión se vivió anoche en Ituzaingó cuando un oficial de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires debió ser notificado por ausentarse de su trabajo. Al llegar sus colegas, para llevar adelante lo que sería un simple trámite, el efectivo se atrincheró en su casa y les disparó, pegándole a uno de ellos en su chaleco antibalas, lo que lo salvó de milagro.

Todo comenzó cuando el oficial Ricardo Gastón Acosta, de 25 años, no se presentó a trabajar dos días seguidos en el Departamento de Operaciones Urbanas, donde prestaba servicios. Entonces, sus compañeros de armas fueron hasta su domicilio, en General Pintos al 900.

Según se pudo reconstruir, el hombre escuchaba música a un alto volumen mientras vociferaba alucinaciones místicas y aseguraba ser «el elegido de Dios», por lo que los policías intentaron que el agente saliera de su casa, pero éste comenzó a insultarlos y amenazarlos con su arma.

Los uniformados solicitaron apoyo de la Bonaerense y policías de la Comisaría Primera de Ituzaingó no demoraron en llegar. Al ver al móvil policial afuera, Acosta salió de la vivienda con un crucifijo en mano. En ese instante, los agentes intentaron reducirlo, pero el agresor logró zafar y se metió nuevamente en su casa. Antes, disparó más de 10 veces e hirió a un policía a la altura del abdomen.

En ese momento, otro efectivo quedó adentro del domicilio, donde fue tomado como rehén y amenazado de muerte por Acosta. “Ratita, ahora te mato”, le gritaba el Policía de la Ciudad mientras lo sostenía, según relataron las fuentes.

Voceros judiciales consultados por Télam explicaron que el agresor le expresó que le daba “dos segundos” al policía para que se retirara del lugar sino “le dispararía”.

Ante esta situación, el fiscal Patricio Ventricelli, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 Descentralizada de Ituzaingó, ordenó la intervención del Grupo Halcón de la policía bonaerense y la presencia de un mediador para tratar que Acosta depusiera su actitud.

Finalmente, tras dos horas de negociaciones el efectivo de la Policía de la Ciudad fue detenido.

Las fuentes informaron que Acosta es oriundo del interior del país y vivía solo en una casa que un familiar le prestó en la localidad de Ituzaingó.

Tras ser detenido, fue trasladado esta mañana a la asesoría pericial donde el equipo de psicólogos y psiquiatras le realizaban estudios para saber si comprendió lo que sucedió.

Además, le extrajeron sangre para realizarle estudios toxicológicos y de alcoholemia, señalaron voceros de la justicia, quienes agregaron que de la vivienda se secuestraron dos plantas de marihuana.

El hecho quedó caratulado como “tentativa de homicidio agravado por el uso de arma de fuego” y si se confirma que el joven comprendió sus actos, será indagado en las próximas horas por el fiscal Ventricelli.

En caso de no estar en condiciones, quedará a cargo de un tribunal de familia que decidirá su internación, adelantaron. Por su parte, el policía que recibió el impacto de bala fue hospitalizado en Haedo y está fuera de peligro.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: