Tres pileteros del oeste hablan del dilema del rubro: «tenemos alta demanda pero perdemos ventas»

Por el temor a no poder viajar, muchos vecinos se volcaron al sueño de la pileta propia, pero los comerciantes no cuentan con materia prima por la crisis del dólar. Los precios de los modelos de lona, fibra o cemento.

por
por

A la disparada del alquiler de casas quintas para el verano se le sumó un nuevo fenómeno: el de la venta o construcción de piletas. Es que en el oeste, como en el resto de conurbano, hay vecinos que ante la incertidumbre por no saber qué pasará en el verano con el Covid-19, optaron por comprar una piscina o cualquier producto que les permita meter los pies en el agua.

No Ficción dialogó con tres productores del oeste de piletas de material, fibra de vidrio y lona. Y todos coincidieron en dos cosas. Por un lado que la pandemia hizo que se disparara la venta de piscinas, y por otro, que por la crisis del Covid-19 y la suba del dólar no pueden contar con insumos que les permitan responder a la alta demanda que hay, por lo que terminan perdiendo ventas.

Piletas de lona en zona oeste

Marcos, de Piletas de lona La Mejor de Ciudadela, explicó que «las consultas empezaron mucho antes que todos los años. Ya en junio la gente estaba averiguando precios porque sabían que iba a ser difícil irse de vacaciones, sobre todo la gente que es grupo de riesgo, que sabían que iban a quedarse en la casa y buscaban alguna piletita para el verano». Consultado sobre los precios, precisó que van de $4 mil pesos a $30 mil.

«La pileta de lona de siempre, de 3 x 2, está en 10 mil pesos», explicó el fabricante pero remarcó que «no se pudo capitalizar el interés de la gente porque no hay materia prima, ya que la empresa Acindar estuvo varios meses sin producir y se suma la diferencia entre el dólar blue y el oficial, que es muy grande y los grandes productores no quieren liquidar la mercadería al precio del dólar oficial. Nos estamos perdiendo de vender«.

Piletas de material en zona oeste

«Crecieron demasiado los pedidos de piletas de hormigón desde que empezó la pandemia, sobre todo a partir de abril por Mercado Libre», comenzó explicando Juan Ignacio Talarico, de ST Arquitectos, de Morón. El constructor explicó que «hacer una pileta, de 6 x 4, lleva veinte días para terminarla, y el que tenía un fondo lindo lo aprovechó. Un vecino hoy tiene que contar con $400 mil para tenerla terminada 100%, con los kits incluidos«.

Talarico explicó que «la mayoría de las demandas son de Ramos Mejía, El Palomar y Haedo» y aclaró que «no hay faltantes de material de construcción como el cemento, pero sí hay faltantes de cañerías internas». A esto se le sumó la prohibición a la construcción en pandemia: «de marzo a julio estuvimos parados, no podíamos entrar en ningún lado».

Piletas de fibra de vidrio en la zona oeste

Carlos es el dueño de Solar del Oeste, la fábrica de piscinas de fibra de vidrio en San Justo. Consultado por el efecto de la pandemia en su rubro se sinceró: «ojalá que esto no vuelva a pasar nunca más, pero la verdad es jamás vendí tanto en mi vida«. Sobre los valores para tener una pileta, precisó: «una pileta de 4 x 2 cuesta $70 mil, pero instalada completa, con traslado, luces y equipo cuesta $220 mil».

A eso, en el caso de que el cliente lo quiera, hay que sumarle la grúa que sale $40.000. Sin embargo, Carlos cuenta con un equipo de trabajadores de Moreno especializados en pasar las piletas por los techos con sogas: «les tengo un respeto bárbaro». El fabricante de San Justo también reconoció que se perdió de vender por falta de insumos. «Ahora no hay luces para piscinas, entonces estoy instalando sin luces. Es que los importadores no están trayendo por el problema del dólar».

Un mes en una casa quinta en el oeste te puede costar hasta $300 mil, casi lo mismo que un paquete para cuatro personas en Río de Janeiro o una pileta para toda la vida.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: