Trabajaba en una textil de Laferrere, lo mandaron a pintar un tanque y murió intoxicado con thinner

Octavio Migueles falleció cuando se encontraba haciendo un trabajo de pintura junto a otro compañero, que sobrevivió pero está en coma. Dudas sobre la empresa que lo contrató y las sospechas de los investigadores. La familia pide justicia.

por
por

Si querés recibir las noticias del oeste en tu celular o enviar tu comentario, entrá a nuestro Whatsapp. También a InstagramTwitter y Facebook.

Octavio Migueles tenía 20 años y hacía tres meses había ingresado a trabajar a una empresa textil en Laferrere, en el partido de La Matanza. “A él le había costado mucho conseguir laburo, así que estaba contento, hacía de todo, desde pintura hasta reparaciones o albañilería”, le dijo a este medio Nahiara, la hermana del joven, quien contó: “pero el miércoles pasado (2 de junio) lo mandaron a pintar adentro de un tanque, se intoxicó y se murió. Fue a las 18 y nos avisaron recién a las doce de la noche”.

Durante el último fin de semana, el caso de Octavio invadió las redes sociales con pedidos de justicia. “La empresa Polostex, textil que está ubicada en Ezeiza 6169 de Gregorio de Laferrere fue responsable de la intoxicación de dos chicos, uno que está en coma y mi hermano, que murió lamentablemente“, escribió en Facebook Nahiara, quien amplió a No Ficción que “ese día eran tres pintando, de los cuales uno que estaba en el primer piso y no le pasó nada. Fue este compañero que llegó a asistir a mi hermano, pero falleció de todas maneras, no llegó al hospital”. Sin embargo, fuentes judiciales confirmaron a este medio que la empresa donde trabajaba era Somatex, situada en la misma dirección.

EL LUGAR DEL HECHO

Fuentes judiciales informaron a No Ficción que todo sucedió en “un tambor gigante recostado de unos 500 mil mililitros al cual se accede solo por la parte superior. Por lo que observamos entra una sola persona, a lo sumo una y media”. El vocero indicó que “el muchacho que entró se descompensó. Entonces, fue a socorrerlo otro compañero que estaba afuera que se descompuso también. Finalmente, un tercero logró sacar a los dos”.

Muertes como las de Octavio suelen tener señales de alarma y pueden aparecer como primeros síntomas la tos, sofocación, vómitos y depresión sensorial, pero ante una exposición prolongada el cuadro puede agravarse, provocando un edema o hemorragia pulmonar y ocasionar la muerte, según documentos del médico toxicológico Sergio Saracco.

Desde la Fiscalía solicitaron que se identificara a las empresas implicadas, sus dueños y a los encargados del lugar para establecer, eventualmente, las responsabilidades de cada uno. Además, se pidió declaración testimonial al compañero de las víctimas que intentó rescatarlos. Los voceros consultados puntualizaron que los investigadores que fueron al lugar del hecho notaron que las víctimas no contaban con ningún tipo de protección, a la vez que “no se encontraban los elementos con los cuáles estaban trabajando, como la botella, o el thinner, por lo que podemos presumir que se ocultaron de manera adrede estas pruebas”.

Por estas horas, desde la Fiscalía General evalúan enviar la causa a la fiscalía ordinaria de Gregorio de Laferrere, tras lo cual el expediente sería caratulado como homicidio culposo. Los voceros precisaron que una abogada que representa a la familia plantea la posibilidad de que se trate de un homicidio con dolo eventual, es decir que quienes le dieron la orden de hacer ese trabajo a las víctimas tendrían que haberse representado el daño que podía causarles.

LA EMPRESA IMPLICADA

No Ficción se comunicó con Polostex, la empresa acusada en redes sociales, y negaron cualquier tipo de vinculación con el hecho. “En esta dirección hay un galpón donde hay varias empresas, nosotros nos dedicamos a la sublimación, a estampar productos textiles, no tenemos nada que ver. La abogada de nuestra firma ya está al tanto de esta situación y se está analizando iniciar acciones legales por difamación”, expresaron desde el lugar. Consultados entonces por cuál era la empresa que contrató a Octavio, hicieron referencia a “Somartex SRL“, pero no a Somatex, como figura en actas, por lo que podría tratarse de un error de tipeo.

Somartex SRL figura en documentos oficiales constituida en Gregorio de Laferrere, y en Facebook se describen como “Fabricantes y Distribuidores Mayoristas de Telas de Punto y Plano”. Este medio intentó ponerse en contacto con la empresa para que brinde su explicación a través del número de contacto que figura en el perfil, pero desde el otro lado del teléfono negaron rotundamente pertenecer a la fábrica mencionada.

La familia cree que a Octavio no le dieron los elementos de protección suficientes para no intoxicarse y hablan de “negligencia”, por lo que piden justicia. “Queremos que clausuren esa fábrica, mi hermano tenía un riñón menos y ellos lo sabían, él lo puso en su curriculum, e igual lo mandaban a hacer estas cosas, le decían que se tenía que hacer hombre“, contó conmovida la hermana. Consultada por si la empresa que lo contrató se puso en contacto con ellos, Nahiara explicó: “pagaron el sepelio y ahora están con el tema de la ART, pero mi hermano murió porque no lo cuidaron”.

Octavio era vecino del Kilómetro 28 en Laferrere, en el límite con González Catán. Su muerte aún no está clara y se espera para los próximos días algún tipo de explicación de la empresa que lo contrató y que ya estaría trabajando con un grupo de abogados para demostrar que no se trató de negligencia sino de un “accidente laboral”. Su familia pide justicia.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: