Sobreseyeron a los policías acusados de dejar un cartucho de escopeta en la casa de Vidal en Castelar

"No existe ningún tipo de elemento probatorio que de algún modo vincule a los imputados", dijo el Juez en el fallo. Sin embargo, aclaró que el hecho existió y será investigado.

por
por

Si querés recibir las noticias del oeste en tu celular o enviar tu comentario, entrá a nuestro Whatsapp. También a InstagramTwitter y Facebook.

El juez de Garantías 3 de Morón, Gustavo Robles, sobreseyó a los dos policías acusados haber sido partícipes de la aparición de un cartucho de escopeta en el garaje de la casa que la ex gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, y el ex intendente de Morón, Ramiro Tagiaferro, tienen en Castelar.

El hecho, ocurrido el 22 de agosto del 2016 entre las 19.30 y 20:30 horas, tuvo como principales sospechosos a los policías Ismael Alejandro Naiouf y Jorge Hernán Mejías, quienes se retiraron de su guardia minutos antes de que un desconocido arrojara un cartucho calibre 16 marca Orbea a través de la reja en la casa de San Pedro 1164. Por eso los investigaban por “intimidación pública e incumplimiento de los deberes de funcionario público«.

Sin embargo, el juez Roble, entendió que «no existe ningún tipo de elemento probatorio que de algún modo vincule a los imputados Jorge Hernan Mejias e Ismael Alejandro Naiouf al delito de intimidación pública«. Por otra parte, precisó en su fallo que «la acción penal no se ha extinguido, que los hechos investigados han existido, pero que los mismos no fueron cometidos por los encartados».

Pero además, al tratarse de una investigación por violar el artículo 249 del Código Penal (incumplimiento de los deberes de funcionario público), que prevé una pena de «inhabilitación especial de un mes a un año», el juez también entendió que está extinguida la acción penal, ya que el hecho data de hace tres años, por lo que los policías ya pueden pedir su reincorporación a la fuerza.

Según pudo comprobar el fiscal de la causa Claudio Oviedo, los efectivos se ausentaron de sus puestos de trabajo porque debían ir a la seccional de Castelar Norte para retirar un vale que les permitiera cargarle combustible al patrullero en el que se movilizaban.

El abogado de los policías, Lautaro Slpizer, expresó a 0221 tras conocer el fallo: “Los chicos vivieron cuatro años horribles, fuera del servicio, con una situación económica complicada, Naiouf trabajando en un lavadero y Mejias de remisero, con familiares enfermos, con uno discapacitado, todos que dependen económicamente de ellos”.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: