Pymes en crisis: un sector que desaparece del mapa productivo en la Argentina

La apertura de importaciones, aumento de precios y compras a países limítrofes, son algunas de las claves para entender por qué la Argentina registra hoy un alto nivel de caída en las Pymes. Especialistas dieron cuenta del panorama desalentador que vive el sector.

por
por

Ni la Ley Pymes, ni la recientemente sancionada Ley de Emprendedores lograron hacer foco en las necesidades y problemas de las pequeñas y medianas empresas que hoy pasan su peor momento.

La apertura de importaciones atacó directamente a las Pymes industriales que en el mes de marzo registraron una caída en la producción del 3,1 por ciento, según un informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Raúl Zylbersztein, secretario general de la Confederación General Económica de la República Argentina (CGERA), fue contundente: “Estamos en presencia de una economía que está en contra de la producción nacional y no tiene ningún proyecto productivo”.

En ese sentido, explicó que lo que hacen desde el Gobierno es “enfriar la economía y distribuir lo poco del aparato productivo que queda”. “Un cambio en la política económica es lo que necesitamos para sobrevivir. No se puede mantener el déficit fiscal con endeudamiento”, sentenció.

Por parte del Gobierno alegan que la ayuda llegó el año pasado, cuando escucharon el reclamo y, a partir de ello, se sancionó la Ley Pyme (N° 27.264). Sin embargo, las organizaciones alegan que su implementación es muy lenta y sus beneficios, hasta ahora, no alcanzan.

“Lo que hizo fue mejorar un punto la competitividad, pero con un 40 por ciento de inflación, como tuvimos en el 2016, es un vaso de agua en el desierto”, evaluó Zylbersztein. De la misma manera, apuntó contra la Ley de Emprendedores, al destacar que si bien la norma facilita la creación de empresas, “en Argentina no hay un problema de natalidad, sino de mortalidad de Pymes”.

Quien también opinó sobre estas normas fue el senador nacional por la provincia de San Juan y presidente de la comisión de Economías Regionales y Pymes del Senado, ya que uno de los grandes pedidos del sector es que se reglamente el artículo 10 de la Ley 27.264, que prevé medidas tendientes a compensar a las Pymes en las zonas de frontera.

Según Basualdo, el artículo en cuestión no serviría para solucionar por completo la crisis que enfrentan las empresas y comercios que se encuentran en las localidades limítrofes, porque significaría “correr el problema 100 kilómetros”. “Lo que tenemos que estudiar muy bien en Argentina es el costo. Tenemos que hacer una autocrítica y decir por qué tenemos costos caros. Hace varios años que venimos agregando todo tipo de impuestos e, inevitablemente, cuando uno va aumentando el margen, la gente no va a comprar en el negocio de al lado, sino en el país vecino”, reflexionó.

Misiones y Mendoza, dos provincias que padecen la frontera

Desde hace varios meses, el balance de las ventas, a nivel nacional, durante los fines de semana largo, es muy dispar. Mientras algunas provincias registran un buen movimiento, en otras, más cercanas a Chile, Bolivia y Paraguay, los niveles son malos.

Adolfo Trípodi, presidente de la Federación Económica de Mendoza, contó que el flujo de personas que cruzan a Chile es “incesante”. Solo el jueves de semana santa cruzaron diez mil personas, según sus registros.

Y ante esto, el Gobierno provincial no mira para el otro lado: “Tenemos un diálogo muy fluido con la Provincia pero lo único que puede hacer es acompañarnos. No tiene herramientas. Este un fenómeno de índole nacional que tiene que ver más con la macro que con la micro”.

La misma situación planteó Alejandro Haene, vicepresidente de la Confederación Económica de Misiones y director de la Cámara Argentina de Comercio (CAC) respecto al intercambio con la gestión provincial y señaló que la situación de las Pymes allí es bastante “complicada”, por el simple hecho de compartir el límite con dos países: Brasil y Paraguay.

“El año pasado, solo por el puente Posadas Encarnación cruzaron más de 12 millones de personas, transformándose en el primer lugar de salida de la Argentina, y eso sin tener en cuenta todos los pasos fronterizos que hay a lo largo de Misiones”, precisó.

Para Haene, la cuenta es fácil. Por eso esperan que el Gobierno tome nota: “La única salida es bajar la presión impositiva, bajar la presión laboral, y que bajen los costos de financiación. No puede ser que hoy cuando una Pyme va a pedir un descubierto al banco le cobre entre el 50 y el 70 por ciento anual, y a una empresa grande entre el 14 y un 16. Ahí está justamente el por qué de que las Pymes nunca crecen o se caen en el camino”.

Fuente: Nene de Antes, FM La Tribu

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: