Lanzan un superbarbijo con una efectividad del 99,9%, producido en La Matanza

Se trata de un trabajo integral entre el Conicet, la UBA y la UNSAM, con el apoyo de la pyme textil Kovi.

por
por

Si querés recibir las noticias del oeste en tu celular o enviar tu comentario, entrá a nuestro Whatsapp. También a InstagramTwitter y Facebook.

El superbarbijo se llama Atom Protect N95 Plus (FFP2) y cuenta con una efectividad del 99,9% para aerosoles acuosos de cloruro de sodio y una capacidad filtrante para polvos y gotículas de más del 97%.

Después de varios meses de trabajo, científicas y científicos del CONICET, la Universidad de Buenos Aires (UBA) y la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), con el apoyo de la pyme textil Kovi S.R.L. lanzaron el nuevo barbijo, que supera en capacidad filtrante al modelo original.

Según explicaron desde el gobierno nacional, los superbarbijos contienen cuatro capas de protección: “una externa semi impermeabilizante que lentifica el ingreso de microgotas; una segunda capa de tela tejida de algodón poliéster con los mismos activos antivirales que el primer modelo de barbijo; un tercer filtro físico de tela no tejida con una capacidad filtrante, certificada por Nelson Labs (un proveedor líder en pruebas de laboratorio ubicado en Estados Unidos), del 97,1% para polvos a partir de 0,1 µm (micrómetros) y del 99,9% para aerosoles acuosos de cloruro de sodio (esta última medición realizada por el equipo desarrollador); y por último, una capa de tela tejida de algodón poliéster con los mismos activos bactericidas y fungicidas que el modelo Atom Protect original”.

Los barbijos confeccionados con estas telas previenen la acumulación de virus, bacterias u hongos generados por la exhalación respiratoria del usuario o usuaria y la recibida desde el exterior. Logran, además, inactivar virus de la superficie del barbijo y disminuir la carga viral enviada/recibida al/del medioambiente.

“Consideramos que estamos respondiendo a los desafíos planteados por esta pandemia, haciéndonos eco de los nuevos requerimientos internacionales en lo que respecta a los elementos de protección personal”, expresó el grupo desarrollador compuesto por Silvia Goyanes, Roberto Candal, Griselda Polla, Ana Maria Llois (CONICET-UBA-UNSAM).

“Sentimos una gran satisfacción porque con este proyecto se ayudó a proteger a la población y se contribuyó a la concientización en el uso de barbijos en esta pandemia. Se ayudó también a que el sistema científico-tecnológico llegue masivamente a la sociedad”, coinciden en el equipo.

Cabe destacar que la idea primaria surgió de la pyme Kovi, de Lomas del Mirador, La Matanza, cuyo director Alan Konig aseguró a No Ficción en su momento que “comenzamos un proyecto para quitarles el olor a humedad que les queda, que es por proliferación de hongos. La idea era eliminar esto. Pero cuando llegó el coronavirus se reorientó el proyecto para hacer nanotecnología eliminando el Covid-19 de barbijos”.

La empresa tiene hoy una segunda planta en Bella Vista, San Miguel. Estos barbijos de uso social podrán adquirirse a través de su tienda en línea.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: