¿La nueva Ramos Mejía?: las elecciones marcaron un cambio en Ciudad Evita que empieza a pintarse de amarillo

Las marchas por la inseguridad y la preservación por la Reserva Natural golpearon la imagen del peronismo en La Matanza. La opinión del diputado Finocchiaro y del delegado municipal Adolfo Martín. Los ambientalistas no quieren ser utilizados políticamente.

por
por

En las últimas elecciones en La Matanza hubo localidades que empezaron a consolidarse como bastiones opositores al peronismo. El caso más emblemático es Ramos Mejía, con un perfil de ciudadanos que siempre estuvo dispuesto a salir a la calle por la crisis económica, la cuarentena y mucho más ante casos de inseguridad, que tocó su clímax más alto con el asesinato del kiosquero Roberto Sabo. Pero en estas legislativas Ciudad Evita podría haber iniciado un proceso de cambio de postura en el electorado movilizado no solo por los robos sino también por las tomas de tierras en la Reserva Natural.

Ciudad Evita se divide en dos circuitos electorales. Por un lado, el 631A que está en el radio de las vías del Belgrano Sur, Camino de Cintura, Crovara y Cristiania (donde están los monoblocs y el Hospital Balestrini); y por el otro, el 631B que comprende la zona entre las vías del tren y la Autopista Ricchieri (la zona de los chalets).

En este contexto, el 631A es un terreno donde el peronismo se hace fuerte. Mientras que en las elecciones presidenciales del 2019 el oficialismo allí sacó el 66,3%, el macrismo cosechó el 17%. En las Legislativas de este año el Frente de Todos (FdT) alcanzó el 52,1 (cayó casi 15 puntos) y Juntos llegó al 24,7% (subió 7 puntos).

Muy diferente es la situación del circuito 631B (del lado de los chalets) donde en 2019 el peronismo sacó el 42,6% mientras que el macrismo obtuvo el 36,2%, pero este año la cosa cambió: Juntos llegó al 46,3% (subió 10 puntos) y el FdT bajó al 31,8%.

La Matanza Duele continúa en la multitudinaria marcha en pedido por  seguridad y justicia - El Nacional de Matanza

Consultado por No Ficción, el delegado municipal Adolfo Martín dio su opinión: “Hay dos circuitos, el 631B no llega a cinco mil habitantes y es la parte de la clase media alta, donde no nos fue tan mal. Lo que sí sé es que el 631A, que es el sector con mayor electorado, llegamos al 52%. No creo que se haya dado vuelta. Sabemos que del lado de los chalets siempre pasa lo mismo, pero es por las clases sociales y su idiosincrasia. Pero en general, Ciudad Evita ganamos”.

Como se advertía, además de los casos de inseguridad que siempre golpean a los vecinos de La Matanza, en Ciudad Evita tienen una lucha particular y que en varias oportunidades los llevó a cortar la Ruta 21 y enfrentarse con la intendencia de Fernando Espinoza: la Reserva Natural, foco de conflicto entre ambientalistas y habitantes que toman tierras en busca de un lugar donde vivir.

Patricia Bullrich denunció una toma de tierras en la reserva Bosques de Ciudad  Evita POLÍTICA El Intransigente

Vale aclarar que los referentes de Juntos rápidamente tomaron posición a favor de los vecinos que luchan para preservar la Reserva Natural de Ciudad Evita y condenaron a los tomadores de tierras que constantemente buscan hacerse de un lugar para vivir. Por ejemplo, el presidente del bloque de diputados nacionales del PRO, Cristian Ritondo, propuso en diciembre del 2020 transferir el control del predio a la Administración de Parques Nacionales.

Esa propuesta de Ritondo se originó tras la visita a la Reserva Natural que la titular del PRO, Patricia Bullrich, y el presidente de la Mesa Política de Juntos por el Cambio La Matanza, Alejandro Finocchiaro, hicieron en noviembre del 2020.

A pocos días de asumir como diputado Nacional, Finocchiaro habló con este medio y manifestó que “para la mayoría de los vecinos el reclamo está basado fundamentalmente en el total abandono que sufre la ciudad. Esto se da en seguridad, limpieza, mantenimiento, obra pública básica“, y diferenció de esta manera que el giro en el electorado pueda ser por la Reserva Natural.

“Es un porcentaje minoritario de los habitantes de la estructura urbana clásica el preocupado por la conservación del pulmón verde, sus especies animales y vegetales y sus tesoros arqueológicos. Ese porcentaje debe rondar algo entre el 10 y el 20%”, indicó Finocchiaro, que insistió: “la problemática de la reserva natural no es tan determinante en la orientación del voto para los habitantes de Ciudad Evita”.

Vecinos que siguen de cerca la actualidad de la Reserva aseguraron ante la consulta de No Ficción “que ningún dirigente hizo un aporte concreto para preservar el lugar y a veces su presencia es contraproducente, porque utilizan nuestro nombre sin pedir permiso y ponen cosas que no dijimos para atacar al oficialismo. La votación tiene que ver más con otras cuestiones que son públicas y notorias”.

El peronismo en Ciudad Evita sigue teniendo mayoría, pero por lo bajo reconocen que hay una clase media opositora que se está haciendo fuerte. Habrá que esperar al 2023 para ver si la tendencia se confirma o si fue solo un impacto de la mala imagen del Gobierno por la crisis de la pandemia.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: