La Matanza: se encadenaron frente al municipio porque no habilitan la apertura de los bares

"Dicen que no autorizan para cuidarnos, pero no nos vamos hasta que no tengamos fecha de reapertura", expresaron los manifestantes a este medio.

por
por

Los dueños de restaurantes, bares y cafés de La Matanza se movilizaron esta mañana al palacio municipal para exigir que los dejen abrir con mesas afuera, tal como sucede desde hoy en el municipio de Morón. Como la medida no surtió efecto, dos de los comerciantes decidieron encadenarse al edificio.

«Exigimos la reapertura ya de la gastronomía en La Matanza. Con protocolos podemos trabajar al igual que los 8 municipios que nos rodean, la Ciudad de Buenos Aires incluida. Nos estamos fundiendo, queremos trabajar», expresaron los comerciantes en un breve comunicado donde confirmaban: «decidimos encadenarnos al municipio, no nos vamos».

Una de las gastronómicas que se encuentra atada al palacio municipal es Lydia, quien ayer adelantó a este medio que más de 100 comerciantes serían parte de la movilización. Su hija expresó a No Ficción: «nos recibió el secretario (general de Gobierno) Mario Barresi, y nos dijo que no autorizan para cuidarnos, pero no nos vamos hasta que no tengamos fecha de reapertura».

La rebelión del oeste

Tal como informó ayer este medio, Morón permitió a partir de hoy que los comercios gastronómicos pudieran sacar las mesas a la vereda con un protocolo similar al de la Capital Federal. Sin embargo, la medida nunca fue oficial: “Es que se presentó un protocolo al gobierno de la Provincia y la respuesta no fue positiva”, confiaron a No Ficción las fuentes consultadas, por lo que se optó por un trabajo personalizado, con un estricto control analizando caso por caso.

«Si Morón abre, entonces contradice al jefe», había comentado un vocero de un intendente de la zona en alusión al gobernador Axel Kicillof, al enterarse de las intenciones del distrito que comanda Lucas Ghi. Por esta misma razón, desde Morón acordaron con Ituzaingó la apertura ordenada de los locales que se encuentran sobre todo en la Avenida Santa Rosa, límite entre ambos distritos. En este punto no hubo mayores problemas.

Este entendimiento entre Ituzaingó y Morón, no se advierte entre Morón y La Matanza, si se tiene en cuenta que, por ejemplo, sobre la Avenida Gaona habrá a partir de ahora dos realidades bien distintas: una con mesas en la vereda y en la calle; y otra que no. “Tanto en Ituzaingó como en Morón se avanzó sobre una situación que se venía dando en los hechos”, agregó otra de las fuentes.

Esto se replica en Hurlingham, donde sin hacer grandes anuncios ni entrar en conflicto abiertamente con el gobernador Axel Kicillof, varios emprendimientos gastronómicos ya fueron autorizados para funcionar, en especial las grandes franquicias como McDonald’s, Café Martínez o Bonafide.

Por su parte, desde Tres de Febrero aseguraron que no pidieron ningún tipo de autorización que busque beneficiar al sector gastronómico local. Esta postura del intendente Diego Valenzuela llamó la atención debido a la afinidad que la comuna tiene con las políticas aperturistas del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Pero lo cierto es que en el terruño de Valenzuela también “la realidad terminó por imponerse más allá de los formalismos. Si uno recorre los centros urbanos del distrito, se va a encontrar que hay locales gastronómicos abiertos, funcionando con mesas afuera y demás”, indicaron a No Ficción, al tiempo que aclararon que “en todos estos casos se mantienen los cuidados pertinentes tanto para con los clientes como los trabajadores”.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: