Garbarino deberá dar marcha atrás con los 23 despidos

Así lo resolvió este lunes el ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires tras una audiencia de Conciliación Obligatoria entre el SEOCA y la empresa, que el último día de 2020 había echado a los trabajadores por participar de una medida de fuerza.

por
por

Si querés recibir las noticias del oeste en tu celular o enviar tu comentario, entrá a nuestro Whatsapp. También a InstagramTwitter y Facebook.

Las familias de los 23 trabajadores despedidos por Garbarino renuevan sus esperanzas tras haber pasado un angustiante año nuevo. Es que el ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires resolvió este lunes retrotraer la situación al momento previo a que la empresa tomara la drástica decisión de echar a parte de su personal por haber participado de una medida de fuerza en reclamo de mejoras salariales y laborales.

La directora de Negociación Colectiva de la cartera laboral, Natalia Villalba Lastra, dispuso “intimar a la empresa empleadora a abstenerse de tomar represalias de ningún tipo con el personal representado por la organización sindical ni con ninguna otra persona, retrotrayendo los despidos que dieran origen al presente conflicto”, según consta en el acta al que No Ficción tuvo acceso.

De esta manera, tanto Garbarino como el Sindicato de Empleados y Obreros de Comercio – Zona Oeste (SEOCA) fueron exhortados a “mantener la mejor predisposición y apertura para negociar los temas sobre los cuales mantienen diferencias y contribuir, de esa manera, a la paz social y a mejorar el marco de las relaciones laborales en el seno de la empresa involucrada”. Todo esto en el marco de la conciliación obligatoria dictada durante 15 días.

Conflicto de larga data

Pocas horas antes del inicio del nuevo año, los 23 trabajadores de Garbarino comenzaron a recibir los telegramas de despidos. Sin muchas vueltas, la empresa argumentó que los había echado “con causa” por haber participado de una medida de fuerza el 23 de diciembre.

En aquella oportunidad, tal como informó este portal, los empleados nucleados en el SEOCA fueron a la huelga y movilizaron a las puertas de las sucursales de Morón situadas en Avenida Rivadavia y en el Plaza Oeste Shopping para pedir un bono de fin de año, la regularización del pago en cuotas del salario, retrasos en el aguinaldo y los aportes, tanto en la Obra Social como en las Asignaciones Familiares.

La tensión se descomprimió cuando la empresa se comprometió a pagar un bono de 9.000 pesos en tres cuotas de 3.000 pesos; y a resolver el resto de las cuestiones pendientes en el mediano plazo. Sin embargo, el siguiente paso de Garbarino estuvo lejos de aplacar los ánimos: identificó a los trabajadores que participaron de la protesta y los desvinculó.

Según pudo saber este portal, del total de los trabajadores echados, 13 pertenecen a las sucursales de Morón, 6 a Gregorio de Laferrere y 4 a Merlo. El primero en reaccionar a la maniobra de la empresa fue el secretario general del SEOCA, Julio Rubén Ledesma, quien el mismo 31 de diciembre le pidió a la ministra de Trabajo bonaerense, Mara Ruiz Malec, que dicte la conciliación obligatoria debido a la actitud de la empresa a la que calificó como “una canallada pocas veces vista”.

En tanto, esta mañana fueron los trabajadores quienes respondieron vía carta documento, donde consideraron que con los despidos se pretendía “aleccionar y disciplinarnos para evitar cualquier reclamo que tenga por objeto remover los obstáculos que supongan el mejoramiento de las condiciones de trabajo y el cumplimento a normas de derecho, legales y convencionales”.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: