Esclarecen el caso del descuartizado de Pontevedra: “fue algo macabro y planeado con tiempo”

La víctima era un albañil peruano de 40 años que estaba solo en el país.

por
por

Si querés recibir las noticias del oeste en tu celular o enviar tu comentario, entrá a nuestro Whatsapp. También a InstagramTwitter y Facebook.

El enigmático caso del cadáver de un hombre descuartizado y hallado el jueves pasado por un grupo de chicos en Pontevedra, quedó a un paso de develarse y hacerse justicia. Los investigadores creen que la víctima cayó en manos de una mujer que elaboró un plan macabro, junto a otras dos personas, para seducirlo con el fin de engañarlo y apoderarse de su casa, su auto y el resto de sus pertenencias.

Luego de identificar a la víctima como Jarol Canelo Crespín, un albañil peruano de 40 años, el fiscal de Morón a cargo de la causa, Sergio Dileo, dio con un dato clave. Se trató de la confesión de una familiar de la principal sospechosa por el crimen: Eliana Rocío Anabela González, de 36 años. Pero además, fueron importantes las declaraciones de vecinos que confirmaron que la acusada había aparecido en el barrio años atrás y decía ser la pareja del ahora fallecido.

El rompecabezas se terminó de armar cuando tras la detención de González, cayó su tía Norma Beatríz González, y un hombre identificado como Víctor David Luján, alias “Davicho”. Este trío habría planificado durante al menos un año el crimen de Canelo con el fin de apoderarse de todos los bienes del albañil, quien había llegado al país años atrás mientras el resto de sus familiares permanecían en Peru.

Ya tenemos a todos los implicados detenidos y el caso está esclarecido en un 95 por ciento. Solo faltan algunas pericias y vamos cerrando el círculo“, dijo a Télam una fuente con acceso al expediente judicial y resaltó “la velocidad con la que se trabajó” para descubrir la maniobra delictiva. Para los detectives de la policía bonaerense, “el cerebro” del plan fue Eliana González, quien había conocido tiempo atrás a Canelo Crespín y había entablado una “especie de relación” de pareja.

Según la reconstrucción del caso, el albañil y Eliana se conocieron en una iglesia hacía dos años, y desde entonces tenían una relación de bajo perfil en Pontevedra. “El plan macabro fue planeado con tiempo cuando la principal acusada se dio cuenta que su víctima no tenía familiares en el país y estaba solo“, señalaron los investigadores. Las sospechas apuntan a que González planeó el crimen con “Davicho”. Pero había una cómplice: su tía, que cuando se sentó frente al fiscal, se quebró.

Con los testimonios, la autopsia y el informe de los peritos, se presume que Eliana golpeó con una botella en la cabeza a Canelo Crespín y éste quedó desmayado; tras lo cual, “Davicho” lo apuñaló varias veces. Luego, lo desmembraron y colocaron sus restos dentro de un bolsón utilizado para cargar arena que, finalmente, arrojaron a cien metros de su propia casa, en la calle Espejo 1245 de Pontevedra. Como si algo faltaba al macabro caso, los restos finalmente fueron hallados por unos chicos que jugaban al fútbol en una canchita que funciona en un descampado.

Eso ocurrió el jueves pasado los chicos lograron divisar el contenido de una bolsa negra semiabierta, por lo que dieron aviso a otro vecino, quien constató que se trataba de un cadáver y llamó al 911. También se halló en el lugar un bolso deportivo negro que contenía dos cuchillos, una hoja de sierra blanca, una frazada verde estampada, una sábana blanca con vivos rojos, una camisa a rayas y un jean con cinto negro, todas las prendas con manchas de sangre.

Del resultado de la autopsia surgió que el hombre fue asesinado de al menos tres puñaladas en el cuello y que presentaba múltiples heridas de arma blanca en la cabeza, tórax y espalda, además de golpes. El médico legista que revisó el cuerpo en el lugar del hallazgo había constatado previamente que la víctima tenía hundimiento de cráneo a raíz de un posible golpe con un objeto contundente, además de tener las extremidades amputadas, las superiores a la altura de los codos y las inferiores por debajo de las rodillas. Las fuentes consultadas agregaron que Canelo Crespín también estaba amordazado con cinta de embalar en la boca.

En función de las pruebas recolectadas por los pesquisas, Eliana González y “Davicho” Luján -quienes se negaron a declarar en sus respectivas indagatorias- fueron acusados por el fisca Dileo como coautores del “homicidio calificado” de Jarol; mientras que Norma González quedó imputada del “encubrimiento” del crimen.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp

En esta nota se habla de: