El repartidor baleado en la cabeza en Ituzaingó permanece en estado de coma y con respirador

Según informaron desde el Hospital Güemes de Haedo, el joven de 22 años sigue en terapia intensiva luchando por su vida.

por
por

Si querés recibir las noticias del oeste en tu celular o enviar tu comentario, entrá a nuestro Whatsapp. También a InstagramTwitter y Facebook.

Facundo Hambra, el joven repartidor de 22 años que fue baleado en la cabeza en el partido de Ituzaingó, en un hecho que se investiga si se trató de un asalto o una venganza por denunciar el robo de una moto, continúa estable en terapia intensiva, en coma y con respirador, informaron hoy fuentes de la Dirección del Hospital Güemes de Haedo.

En tanto, fuentes judiciales señalaron a Télam que se realizaron cuatro allanamientos para dar con los dos sospechosos, que ya fueron identificados, pero al llegar al lugar la policía no pudo encontrarlos.

“Su estado general es estable y su pronóstico es reservado”, contó una fuente a la agencia oficial de noticias de la Dirección del Hospital Güemes de Haedo, donde se encuentra internado.

Los voceros agregaron que los médicos están intentando reducir el edema que posee en su cabeza.

Hambra ingresó en la noche del lunes con una herida de bala en el cráneo, por lo que fue intervenido quirúrgicamente de urgencia. De acuerdo a los médicos, el paciente sufrió pérdida de masa encefálica y no se le pudo extraer el proyectil.

El joven repartidor fue baleado frente a una vivienda ubicada en calle Madeyro, entre Alvear y Laprida, en la localidad de Ituzaingó, mientras entregaba un pedido.

En esas circunstancias, el joven fue sorprendido por dos hombres que, sin mediar palabra, lo atacaron a balazos y huyeron en moto con su celular.

Si bien no descartan la hipótesis del intento de robo, los investigadores creen que el móvil del hecho fue una venganza por un “escrache” realizado por Hambra días atrás frente a la casa de unos jóvenes a los que acusaba de haberle robado su moto.

A su vez, se determinó a través de las imágenes de las cámaras de seguridad de la zona que el joven no fue seguido por los delincuentes.

Ayer, poco después del mediodía, los compañeros de la víctima se movilizaron hacia la avenida Santa Rosa y la colectora de la Autopista del Oeste, en el límite entre los partidos de Morón e Ituzaingó. Luego, los manifestantes se subieron a la autopista y cortaron la circulación en ambas direcciones.

El hecho es investigado por el fiscal Patricio Ventricelli, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) descentralizada 2 de Ituzaingó, quien caratuló la causa como “tentativa de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y portación ilegal de arma de fuego de uso civil”.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: