El panadero de Rafael Castillo podría ser investigado por posible exceso de legítima defensa

Es la causa del comerciante de Rafael Castillo que asesinó a un delincuente de 17 años. El fiscal de menores pidió que se desdoble la investigación y se inicie un nuevo expediente en la Fiscalía de Homicidios.

por
por

Si querés recibir las noticias del oeste en tu celular o enviar tu comentario, entrá a nuestro Whatsapp. También a Instagram, Twitter y Facebook.

Importante giro en el caso del panadero que mató a un delincuente e hirió a otro para defenderse de un asalto en Rafael Castillo. En las últimas horas, el fiscal de menores Emilio Spatafora decidió desdoblar la causa al sospechar que hay elementos que complicarían la situación del comerciante, Gerardo Caivano, quien aquel día efectuó 17 tiros con un arma que desapareció, por lo que solicitó que sea investigado por la fiscalía de Homicidios de La Matanza a cargo de Federico Medone.

«Spatafora planteó un conflicto de competencia en relación a la situación del panadero para que sea investigado por la temática de Homicidos, pero Medone no aceptó la competencia, por lo que la Fiscalía General (a cargo de Patricia Ochoa) este martes determinará quién lo investigará», confirmó a No Ficción una fuente judicial con acceso al expediente.

El vocero aclaró que «todavía no se hizo ninguna imputación al panadero, hay que ver cuál es la situación del comerciante teniendo en cuenta todas las pericias y cómo se encuadra la causa».

Para el fiscal de menores puede haber elementos para imputar al panadero de, al menos, exceso en la legítima defensa, por lo que solicitó quedarse con la investigación del asalto cometido por Manuel Leiva, de 17 años, alias Curly, quien fue asesinado el pasado 3 de octubre. Además, Spatafora entendió que debe iniciarse un expediente paralelo para determinar la posible culpabilidad del panadero.

El caso

Aquel día, Caivano fue asaltado por cuatro delincuentes que quisieron robarle su camioneta, y en circunstancias que se están tratando de establecer, mató mató a uno de los sospechosos, mientras que otro fue linchado por los vecinos y quedó detenido. Según indicó la víctima del robo, todo se produjo cuando forcejeó con los asaltantes y le quitó una pistola.

El panadero, tras el asalto, declaró ante la prensa: «no se puede explicar nada, ni emoción, nada, no me acuerdo. A mis hijos no los quiero sacar ni a la vereda. Estoy arrepentido de lo que hice, no soy un asesino, yo soy un laburante, no salí a matar, salí a guardar la camioneta. Yo agarré el arma y después la tiré, era mi vida o la de él, yo no soy Dios para decidir».

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: