Descalzo y Magario abocados de lleno a tomar el control legislativo en sus municipios

Por ahora, sólo lo logró el intendente de Ituzaingó, quien consiguió que tres concejales opositores se pasaran a sus filas. La jefa comunal matancera tuvo otra suerte y no pudo torcer la voluntad de un edil del Frente Renovador disconforme con su espacio.

por
por

Tras las elecciones de 2017, se dio un escenario impensado en los Concejos Deliberantes de La Matanza e Ituzaingó: en ambos distritos el kirchnerismo perdió el quórum propio para sesionar. Ahora, ante los magros resultados económicos del macrismo, el intendente de Ituzaingó Alberto Descalzo alcanzó tres nuevas manos y recuperó mayor autonomía dentro del recinto (once concejales). En La Matanza, la intendenta Verónica Magario intentó lo suyo pero las negociaciones con el concejal Héctor Mantello no surtieron efecto.

La semana pasada, Descalzo se mostró en una foto junto a los concejales José Luis Sánchez y Mirta Tonelatto, quienes si bien habían asumido en 2015 por la lista de Cambiemos, nunca se sintieron cómodos con el macrismo, y viceversa. Ambos dirigentes respondían a Osvaldo Marasco, el último candidato a intendente por ese espacio cuestionado internamente por su comportamiento funcional al Partido Justicialista local.

Unos días antes, Descalzo había sacado a relucir otra imagen, esta vez, con Aníbal Rucci, quien había asumido con el Frente Renovador para luego pasarse a las filas del oficialismo convencido de que “cuando el peronismo necesita de los peronistas en serio, uno tiene que estar. Mi obligación moral, filosófica y por herencia es trabajar por la unificación del peronismo”, explicó en la Radio Pública del Oeste (89.3), el hijo de José Ignacio Rucci, el histórico sindicalista asesinado en los 70′.

Por su parte, Magario se quedó con las ganas de llegar al quórum propio en el HCD donde por ahora cuenta con doce ediles, insuficientes para no depender de la oposición a la hora de poner en marcha al deliberativo. Es que el concejal Héctor Mantello del Frente Renovador mantuvo negociaciones hasta último momento con el oficialismo para dar el salto.

Mantello había evidenciado fuertes diferencias con el presidente de bloque, Fernando Asencio, quien había sido hasta fines del año pasado su aliado en ese espacio conformado por dos concejales más: Laura Piperno y Daniel Novoa.

Finalmente, el gremialista y referente de Sergio Massa en el partido, Julio Rubén Ledesma, puso paños fríos a la intentona: se comunicó con Mantello y lo persuadió para que no dé el portazo. A cambio, Ledesma bajó la orden de correr de la presidencia a Asencio. Gracias a esta maniobra, el líder del SEOCA congeló las intenciones de Magario de prescindir de negociar con la oposición la presentación de las diferentes normas.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: