Daniel Gollán calificó de «mala leche» a los opositores que acusaron a la Provincia de ocultar datos

El ministro de Salud bonaerense cedió una extensa entrevista en la que habló de las dificultades para controlar al coronavirus.

por
por

A siete meses del inicio del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio, el ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Daniel Gollán, habló sobre las complejidades que surgen para controlar la pandemia del coronavirus en el Conurbano y en el resto de la Provincia.

“Estamos en una meseta alta, pero descendiendo. Si hace dos semanas estábamos en el altiplano, a 4 mil metros, hoy estaríamos en los 3.200 metros de altura. Todavía alto, con gran cantidad de casos, pero bajando la meseta. En paralelo, está creciendo en el interior de la provincia, en concordancia con lo que está pasando en el resto del país”, explicó Gollán en declaraciones a FM En Tránsito.

El Ministro destacó que se observa una reducción sostenida en los reportes telefónicos de la línea 148, mientras apuntó que la ocupación de camas de terapia intensiva en hospitales, sanatorios y clínicas del territorio bonaerense bajó de 1.200 a 950, en los últimos 20 días.

“En un mes y medio, desde un lugar remoto de China se expandió por todo el mundo. Es un virus que se propaga masiva y rápidamente. Con las medidas que se fueron tomando en el país, esto se retrasó”, explicó Gollán y agregó: “Dijimos que si se empezaba a mover más el AMBA y la cantidad de interacciones que esas 16 millones de personas que viven en este territorio genera con el resto del país, iba a aumentar drásticamente los casos. Lo dijimos, fuimos un poco criticados por eso y luego obviamente se cumplió. No hay que ser ningún genio epidemiológico para darse cuenta de esto. Sabíamos que iba a pasar esto en la medida que el AMBA se moviera más y es lo que está sucediendo”.

Con casi 500 mil casos confirmados y más de 14 mil fallecidos, el foco está puesto en retrotraer la curva en los municipios del resto de la Provincia. “Permanentemente, le decimos a los intendentes que todo este esfuerzo que hace la Provincia se ve coronado con éxito cuando no tensionamos tanto la cuerda y trabajamos sobre la prevención; es decir, que no se nos disparen de forma indefinida los contagios. Ahí, sí vamos a pasar por momentos de mucha tensión y es lo que queremos evitar”, advirtió Gollán.

El funcionario calificó de “buena” la relación con la gran mayoría de los intendentes, aunque aclaró que “en una provincia tan grande, tan extendida, con múltiples actores, intereses y expresiones partidarias, siempre hay algún tipo de diferencias”.

En el mismo sentido, diferenció: “Hay intendentes que han trabajado excelentemente bien y hay otros con los cuales tenemos algunas discrepancias y siempre hay alguna parte de picardía política de quienes tratan de sacar alguna ventaja político partidaria de esta pandemia. Cuando en realidad la consigna hasta ahora ha sido ‘en pandemia, trabajemos todos juntos; después, habrá tiempo para las cuestiones político partidarias’”.

En Buenos Aires, los fallecidos suman 3.523, dato criticado por la oposición, que asegura hay más casos. El Ministro adujo problemas técnicos previsibles, producto de un método de carga “engorroso”.

“Todos sabíamos que históricamente había un retraso. El dato no se pierde sino que llega con retraso”, aseguró y disparó: “Con muy mala leche, por decirlo popularmente, se dijo que ‘la Provincia ocultó’. Nadie ocultó nada. Ni la Provincia, ni la Ciudad de Buenos Aires ni el resto del país. Desde el día que nosotros presentamos esta herramienta informática, la Ciudad reforzó personal para ayudar a que este proceso tan engorroso de carga en el Sistema Nacional de Vigilancia sea un poco más acelerado ¿Cuál fue el resultado? Que la Ciudad de Buenos Aires pasó de reportar un promedio de 34 fallecidos por día a 58 desde el 25 de septiembre. Es decir, el promedio aumentó en un 90 por ciento y se van poniendo lentamente al día. No hubo ninguna mala voluntad ni ocultamiento. Esto es un sistema que funciona lento. Nosotros lo arreglamos y nada más que eso”.

Asimismo, profundizó: “Es caer en lo más bajo de la política hacer esto con los fallecidos. Yo no había visto nada igual. No tiene nombre desde el punto de vista de los valores ni de la ética. Nadie ocultó nada, por eso es que vamos a ir a la próxima reunión informativa con la Legislatura. Tal vez, vamos a tener que hacer el papel de tontos y explicarles algo que ellos saben que es así. Precisamente, los estábamos dando a conocer. Muy ridículo sería que el que quiere ocultar muestre”.

Cuando una de las vacunas que se prueban por estos días se asiente, Gollán anticipó que estaríamos ante un escenario similar a la gripe, en cuanto a la cantidad de casos que se registran por año y un número inferior de fallecidos. “Tendríamos una enfermedad mucho más controlada, que produce muchísima menos mortalidad y que no nos va a saturar el sistema de salud”, afirmó.

Con respecto al personal de salud y su tarea durante la pandemia, Gollán manifestó: “No tengo más que palabras de agradecimiento. Yo me meto en los hospitales, recorro las terapias intensivas y veo lo que están haciendo. Además del esfuerzo, quiero decirles que tienen la moral bien alta, que los trabajadores y trabajadoras de la salud de la Provincia de Buenos Aires le han puesto el conocimiento, el cuerpo y el alma”.

Finalmente, lamentó la cantidad de fallecidos en el área que conduce. “Cada pérdida de nuestros compañeros y compañeras de trabajo nos duele muchísimo. Nuestro reconocimiento y condolencias a sus familias. Los estaremos recordando y reconociendo de acá por muchísimos años”, concluyó.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: