Cruce de acusaciones entre los bomberos y Magario por el salvataje de la institución

Se rompió la relación y desde el municipio ponen la lupa sobre la administración de los fondos de la entidad.

por
por

La grave situación que atraviesan los Bomberos Voluntarios de La Matanza llegó a su punto más crítico: a las impagables deudas con la AFIP ahora se suma un tenso cruce con el municipio, que adelantó que no podrá asegurar que se apruebe la ordenanza que destrabaría más partidas de dinero para los cuarteles locales. Si bien los funcionarios manifestaron en público que hay predisposición para aliviar la conflictividad, las negociaciones por estos días estan rotas.

La mañana del martes arrancó fuerte. «Lamentable noticia de parte de la Intendenta Veronica Magario y su gobierno. No van a cumplir con lo que nos prometieron en Junio 2019: la aprobación de una ordenanza que permita el saneamiento de la institución», expresaron los bomberos en un comunicado. Se trata del compromiso del ejecutivo local de impulsar un proyecto para que los cuarteles perciban un procentaje mayor de la tasa de servicios generales.

Y si bien hubo respuestas públicas desde el gobierno de La Matanza, No Ficción pudo conocer la verdadera mirada del municipio ante el conflicto: «Desde el año pasado se vienen manejando distintas alternativas para mejorar su situación y se ha avanzado mucho pero indudablemente ahora los bomberos están jugando a la política«, expresó un funcionario de primera línea que participó de las negociaciones.

En la misiva, los bomberos alertaron: «No tendremos lo indispensable para funcionar, por lo menos de parte de la Municipalidad, quien debería tener a cargo la tarea que hacen los voluntarios, y se ahorran millones y millones de pesos anualmente». La acusación cayó pésimo en el gobierno local, sobre todo tras meses de negociaciones.

Ante cada consulta de este medio, las respuestas desde el municipio eran más contundentes y deslizaban cuestionamientos a la administración económica de la entidad. «Con la comisión directiva anterior de bomberos la deuda que manifestaban tener era de 40 millones. En un par de meses para la nueva comisión directiva la deuda es superior a los 80 millones», expresó una encumbrada fuente municipal, quien recordó que «la situación de los bomberos siempre fue una preocupación del municipio».

En el entorno de Magario sostienen que «el municipio ha colaborado en todo lo que pudo, pero los bomberos tienen una situación fiscal muy complicada que data de hace quince años, le deben a la AFIP y a la obra social». Y aseguran que «se les ha dado subsidios, la alicuota que establece la tasa, $2.500.000 en concepto de adelanto por marzo del 2020, y todo para afrontar la situación en la que están».

La versión de los bomberos es que el ejecutivo local no cumplió con impulsar la ordenanza en el Concejo Deliberante, y tampoco con el Decreto 1958 que aumentaba la tasa vigente para la organización hasta que se aprobara el proyecto en el recinto municipal. Sobre este punto, el funcionario explicó: «se mandó una ordenanza al HCD pero no la han discutido, y no nos podemos meter nosotros. Si bien tenemos mayoría, ellos tienen su ritmo y en campaña electoral hay tiempos de pausa».

De esta manera, los bomberos de La Matanza siguen ahogados por las deudas, no cuentan con la promesa económica y suman la ruptura del diálogo con los principales dirigentes. «Este municipio valora, respeta la labor y colabora en todo lo que pueda con los bomberos», aseguran desde la gestión de Magario, mientras que desde los cuarteles avisan: «seguiremos luchando, pero con esta noticia lamentablemente tendremos menos seguridad contra incendios».

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: