Crimen del pizzero en Ituzaingó: se conoció el resultado de la autopsia y el hijastro del dueño se negó a declarar

Lo atacaron con una barreta. Anoche la fiscal del caso decidió liberar a la mujer del principal acusado, pero no al hijo, del que se sospecha que encubrió el asesinato.

por
por

Si querés recibir las noticias del oeste en tu celular o enviar tu comentario, entrá a nuestro Whatsapp. También a InstagramTwitter y Facebook.

El pizzero que el lunes fue encontrado enterrado y tapado con cemento en la casa de Ituzaingó de su ex jefe, murió “por traumatismo y fractura de cráneo”, confirmaron fuentes judiciales a este medio. Según los resultados preliminares de la autopsia, sufrió una “herida contusa en cuero cabelludo en región parietal derecha y en región parieto-temporal izquierda”.

Los investigadores confirmaron que el pizzero Jorge Zagari, de 53 años, fue atacado a golpes con una barreta y con un cuchillo, ya que tenía “herida cortante en región anterior de abdomen a nivel izquierdo, con ingreso en cavidad abdominal sin provocar lesiones en partes blandas”. Luego fue enterrado en el fondo de la casa de su patrón, situada en la calle Pérez Quintana al 3300.

Además, anoche la fiscal María Laura Cristini, de la UFIJ Nº 2 de Ituzaingó, liberó a Marisol Albornoz Hermosilla, de 63, pareja de Luis Mieres, de 69, principal acusado por el crimen del pizzero. La mujer se encontraba detenida sospechada de encubrir el asesinato.

Sin embargo, todavía continúa preso Martín Silva, de 23, hijo de Hermosilla de su matrimonio anterior. “Fue indagado por el delito de encubrimiento agravado y no declaró, por lo que quedó detenido”, informaron las fuentes. Para la Fiscalía existen elementos que indican que estaba en la casa al momento del hecho, no así su madre, quien al parecer no fue vista allí.

En concreto, las pericias que se efectuaron en la casa de Mieres, y las imágenes de las cámaras de seguridad facilitadas por los municipios de Ituzaingó y Merlo, revelaron algunas evidencias que llevaron a los investigadores a sospechar que el hijastro del principal sospechoso pudo estar involucrado.

EL BRUTAL ATAQUE

En base a la confesión que el lunes por la noche brindó el acusado en sede judicial y a los testimonios obtenidos en la causa, el ataque derivó de una discusión por dinero cuando Zagari fue a cobrar su sueldo y le reclamó a su empleador deudas pendientes por meses anteriores, el aguinaldo y vacaciones atrasados.

Cuando Mieres le dijo que no tenía dinero para pagarle porque le había ido mal a causa de la crisis, se generó una pelea que aparentemente continuó con el ataque. “Confesó que le dio varios golpes en la cabeza con una barreta. Y, según testigos, se escuchó que la victima dijo ‘¿qué te hice Luis?”, lo que nos permite inferir que fue el imputado, tal como luego él mismo lo dijo en la declaración”, contó a Télam una fuente con acceso al expediente.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: