Clínica Agüero: investigan los vínculos del abogado preso por extorsión

La justicia de Morón puso la lupa sobre Ismael Genovese, funcionario judicial que trabaja bajo las órdenes del fiscal nacional José María Campagnoli, quien cayó detenido tras intentar extorsionar a los directivos del establecimiento de Salud.

por
por

La Bonaerense desarticuló esta semana a una banda integrada por cuatro personas acusada de extorsionar a las autoridades de la Clínica Agüero, de Morón. Entre los sospechosos, se encuentra el abogado y funcionario judicial, Ismael Augusto Genovese, quien habría encabezado la maniobra delictiva: ahora, los investigadores buscan establecer, o descartar, si el hombre contaba con cobertura y cuáles eran sus vínculos ya que a la hora de amenazar instituto médico invocó a funcionarios políticos y de la justicia.

“Estamos a la espera del resultado de todas las pericias, sobre todo los informes de los teléfonos de los imputados y el de Genovese en particular, ya que el hombre adujo tener muchos contactos poderosos que frenaban o hacían avanzar las causas”, confió una fuente judicial a No Ficción.

El investigador consultado, insistió: “Hay varias cosas que nos llamaron la atención y nos da la sensación de que no laburaba para él solo. No se puede soslayar que tenía una causa penal previa y aún no pudimos determinar si había sido suspendido o no de la Fiscalía Nacional para la que trabaja”.

Es que Genovese, quien tiene el cargo de escribiente en la Unidad Fiscal Especializada en Investigación Criminal Compleja (UFECRI), a cargo del fiscal José María Campagnoli, fue detenido en septiembre del año pasado en el departamento de Collón Cura, en la provincia de Neuquén, tras cargar nafta en una estación de servicio de Piedra del Águila con dinero falso.

Durante aquella requisa se secuestraron 117 billetes de doscientos pesos falsos, 6700 dólares y algo de cocaína que tenía en la billetera. Además, el Chevrolet Onix en el que se movilizaba había sido robado en la provincia de Buenos Aires y Genovese tenía la documentación adulterada.

El caso de la Clínica Agüero

El 15 de junio una mujer, con presuntos dolores estomacales, y su pareja asistieron a la guardia de la clínica. La joven, oriunda de Castelar, fue atendida y después, según un comunicado del establecimiento de salud, ambos abandonaron el lugar saludando cordialmente, pero a los pocos minutos volvieron “aduciendo haber sido víctima de abusos durante la consulta”.

A las horas se presentó en la institución un tercer hombre que luego se supo que era Genovese quien dijo ser el abogado de la supuesta víctima. “Refirió poseer vínculos con miembros del Poder Judicial de la Nación y dijo tener importantes influencias y amenazó a nuestros directivos con llevar el tema del abuso a los medios de comunicación si no se le pagaba una exorbitante suma de dinero”, se precisa en el escrito de la clínica. Finalmente, la extorsión fue de 4 millones de pesos.

La maniobra fue denunciada por la institución e intervino la UFI N° 2 de Morón, a cargo del fiscal Walter Leguizamo, quien supervisó una entrega controlada del dinero pautada para el jueves en la propia clínica.

A la cita asistieron la supuesta víctima del abuso, su pareja, el padrastro de la chica y Genovese. Los cuatro fueron detenidos por policías de la Comisaría Primera de Morón que estaban disfrazados de médicos como parte del operativo. No Ficción pudo saber que el abogado se negó a declarar durante la indagatoria del fiscal Leguizamo.

“Si bien tenemos sobradas razones para pensar que el abuso alegado jamás existió, la investigación por dicha denuncia sigue su curso de todas formas, y el profesional involucrado debió ser separado de sus funciones como medida preventiva”, concluyó el comunicado de la clínica.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: