Clases con presencialidad reducida: en la Zona Oeste crece el reclamo de los docentes por la suba de los contagios

En los sindicatos comienza a haber tensiones por la suspensión de clases ante el avance del coronavirus. Definiciones desde Morón y La Matanza para una región donde los casos no paran de aumentar. Esta tarde hay reunión clave en la Gobernación.

por
por

Ante el crecimiento de contagios de coronavirus, que en la Zona Oeste subieron un 70% en las últimas dos semanas, el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires reconoció que se evalúa la posibilidad de reducir la presencialidad en las escuelas, que moviliza a casi 5 millones de personas, entre alumnos y docentes, y sin contar a los padres.

“Estamos trabajando con el Gobernador y el equipo de salud por la pandemia y la presencialidad en las escuelas. Nosotros en el sistema de fases está contemplado reducir la presencialidad, en caso de que haya más circulación viral. No hemos visto un rebrote en las escuelas, pero los docentes y estudiantes también se contagian”, dijo el viceministro de Salud de la Provincia, Nicolás Kreplak esta mañana en La Red.

Las declaraciones llegan luego de una semana movilizada en la comunidad educativa de la zona oeste por la muerte de dos maestras por Covid-19: el martes pasado falleció Mónica Arguello, que daba clases en Hurlingham y Moreno, y el lunes último murió Carmen Velardes Blanco, profesora de inglés de Morón, aunque estaba de licencia por ser grupo de riesgo.

En este distrito justamente el viernes hubo una reunión con el jefe de gabinete, Hernán Sabbatella, donde los docentes le manifestaron “la gran preocupación por la situación sanitaria del distrito“. Una de las autoridades que formó parte del encuentro fue la presidenta del consejo escolar de Morón, Mabel Mesa, que dijo a No Ficción: “Hasta el viernes las cifras que brindó la secretaría de Salud daban cuenta de que no se había llegado a una situación como para cerrar, pero insisto, hasta ese día. Esto es semana a semana, y no sé qué decisión se podrá adoptar el próximo viernes“.

Mesa remarcó que “hay absoluta libertad para las autoridades de las escuelas” e insistió: “cualquier director puede decidir suspender las clases cuando lo considere, siempre y cuando sea en diálogo con su inspector“.

Por su parte, en La Matanza el Suteba Multicolor emitió un comunicado donde expresaron: “Las y los docentes demostramos que no es posible una presencialidad en estás condiciones, sin haber sido vacunados, con un crecimiento acelerado de contagios y con respuestas en infraestructura insuficientes”. Por eso pidieron: “suspensión de la presencialidad y que el municipio garantice la conectividad“.

Nathalia Gonzalez Seligra, docente y Secretaria de Suteba Seccional La Matanza dijo a este medio: “en nuestro distrito detectamos en marzo 48 escuelas que tuvieron que aislar burbujas por casos positivos“. Por eso para la dirigente “hay que suspender las clases, todos los municipios están en rojo“, y aseguró que la totalidad de los docentes no fueron vacunados, solo algunos en una primera etapa“.

En estas condiciones, toma fuerza la posibilidad de restringir las escuelas. Hoy lo reconoció la directora de Vigilancia Epidemiológica del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires, Teresa Varela: “Está previsto que se interrumpan las clases presenciales en los lugares que se necesite”, dijo en El Destape.

Por eso esta tarde, a partir de las 18, los ministros de Salud, Daniel Gollan, y de Educación, Agustina Vila, se reunirán con representantes del Frente de Unidad Docente bonaerense (FUDB) para analizar la marcha del “Plan Jurisdiccional para el regreso seguro a las clases presenciales.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: