Acusan a la abogada Bonanno de haberle quemado dos autos a un cliente

Una mujer pidió que se investigue si la abogada tuvo alguna vinculación con el incendio de dos de sus autos. En ese entonces, Bonanno defendía al marido de la denunciante por haber asesinado a su hijo.

por
por

Rosa Elida Rospigliosi, de 53 años, vio el rostro de la mujer que la semana pasada apareció en todos los medios y le resultó familiar. Se trataba de la abogada Julieta Bonanno, de 29, que con el pasar de las horas pasó de ser la testigo privilegiada del doble crimen del mexicano Rodrigo Alexander Naged Ramírez, de 59, y de su hijo, el colombiano Jhon Naged, de 30, a convertirse en la principal sospechosa. La letrada, hoy detenida, había asesorado al marido de Rospigliosi por el crimen de su hijo y la supuesta víctima cree que está vinculada con el incendio de dos de sus autos.

El 8 de junio, cuatro días después de las ejecuciones narco en el barrio porteño de Belgrano, la enfermera Rospigliosi se acercó a la Fiscalía General de Morón para exponer que el año pasado, la abogada en cuestión la citó en su estudio de Morón donde le pidió 5.000 dólares y que firme “el arresto domiciliario del marido”, según se deprende de la denuncia a la que No Ficción tuvo acceso. La pareja de la denunciante, Lorenzo Raúl Boretta estaba preso por el crimen del hijo de ella, Kevin Ferrario, quien el 9 de noviembre de 2016 recibió un escopetazo en la cabeza en la localidad de Libertad, Merlo.

“La dicente le dijo que le daría el dinero, debido a que su marido la había llamado telefónicamente y la amenazó con que si no pagaba le iba a matar a toda la familia, pero se negó a firmarle el arresto domiciliario ya que no podía permitir que la persona que mató a su hijo vuelva a su casa”, se precisa en el escrito.

De acuerdo a los dichos de Rospigliosi, Bonanno recibió el dinero a través de dos pagaré ya que la plata era de su marido. Sin embargo, al negarse a aceptar el arresto domiciliario, la abogada le advirtió que debía hacerlo porque ella “era la esposa y podía ir presa por no hacerse cargo de su marido”.

Luego, Bonanno habría pedido una camioneta Duster del matrimonio como forma de pago por sus honorarios pero la mujer volvió a negarse. Poco después, un grupo de desconocidos entró “a su casa y quemaron la camioneta Duster y otro auto que se encontraba en el interior de su vivienda, habiéndolo denunciado oportunamente pero sospecha que pudo haber sido producto de una maniobra delictiva por parte de la Dra. Bonanno”, continúa la denuncia.

No Ficción pudo saber que el 11 de abril de este año la justicia le negó al imputado el beneficio de la prisión domiciliaria. Además, entre el 11 y 12 de octubre, el caso se someterá a juicio ante el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 6. Dadas las circunstancias, Bonanno no sería parte del debate.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp

En esta nota se habla de: