A siete meses del asesinato de Sergio Jasi, familiares y amigos pidieron Justicia

Allegados de la víctima se movilizaron al Juzgado de Garantías 1 de San Martín y renovaron el pedido de justicia. La pareja del jóven asesinado pudo reunirse con el juez y su hija será querellante en el expediente.

por
por

Familiares y amigos de Sergio Jasi, el joven de Tres de Febrero que murió tras un operativo de la policía Bonaerense hace siete meses, marcharon desde los Tribunales locales hasta el Juzgado de Garantías Nº 1 de San Martín para pedir justicia. En la movilización estuvo presente su pareja, Laura Romero, y la hija de ambos quien será querellante en la causa.

No Ficción pudo dialogar con Romero tras la marcha, quien adelantó que fue recibida por el titular del Juzgado, Mariano Porto, para charlar de un tema central de la causa: la posibilidad de poner a su hija como querellante. Es que al no estar casada con Sergio en un principio no le permitieron el acceso al expediente.

«Como particular damnificados están mis suegros y yo no podía acceder a la causa para hacer ningún movimiento. Pero ahora el juez me atendió y me dijo que no tenía inconveniente que mi hija sea querellante, así yo en representación de ella puedo seguir legalmente la causa», contó Romero. Por este punto reconoció: «la marcha fue muy productiva porque el juez me escuchó».

Sin embargo, Romero contó que en la causa de Sergio todavía no hay ningún imputado: «La fiscal nos dijo que todavía tiene que determinar algunas cosas para imputar a alguien». La principal hipótesis es que Jasi, tras un atáque psicótico, ingresó al patio de la casa de un vecino, quien alertó a la policía. Los efectivos habrían golpeado al joven hasta dejarlo inconsciente y lo subieron a un patrullero para llevarlo a la comisaria 11 de Tres de Febrero. Su suegra al verlo pidió que sea llevado al hospital donde llegó sin vida.

La versión de la Bonaerense es otra: que los vecinos creyeron que Jasi había ingresado a robar y lo lincharon, y que fueron ellos los que lo golpearon hasta matarlo. Lo extraño es que los policías llevaron a Romero a la comisaria sin contarle realmente qué había ocurrido y mucho menos haciéndole saber que su pareja había fallecido. Un procedimiento que deja muchas dudas.

Diez policías participaron del operativo que terminó con la vida de Sergio. Uno de ellos era Rodrigo César Exequiel Canstatt, que según algunos testigos, viajaba en el mismo móvil que trasladó a Jasi al hospital. Se trata del mismo policía que está preso desde el 1 de julio acusado de «homicidio agravado por ser miembro de una fuerza de seguridad» por el asesinato de Diego Cagliero.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: