VIDEO | San Justo: le hicieron el “cuento del tío” a una abuela y le llevaron los ahorros y toda su jubilación

Ocurrió en Villa Constructora, donde un hombre al teléfono, se hizo pasar por el nieto de la víctima. Poco después, otro delincuente se acercó a la casa de la anciana y se llevó el dinero.

por
por

El domingo a la tarde, Olga, de 87 años, estaba tranquila viendo televisión en su casa de Villa Constructora, en San Justo. Cuando sonó el teléfono se alegró, pensó que era un familiar con quien charlar un rato: «Hola, abuela», le dijeron. Ella dudó un poco, por lo que le preguntó: «¿Nico, sos vos? tenes la voz rara». La señora no lo sabía, pero estaba por ser víctima de un nuevo «cuento del tío».

Alfredo, el hijo de Olga, le contó a No Ficción que «al otro día, a las 11, la llamó nuevamente el falso nieto y le dijo que estaba en el Banco porque los billetes que tienen animales iban a salir de circulación y a los que lo cambiaran además le darían un bono de 10 mil pesos«. Como si fuera poco, el estafador les dijo que «tenía un compañero que trabajaba en la sucursal bancaria que le podía hacer el trámite».

Olga, a pesar de ver las noticias y leer el diario todos los días, cayó en la trampa. «El tipo le pidió que prepare los billetes en una bolsa. Luego volvió a llamar y le consultó si tenía dolares, y mi mamá le dijo que sí y también los puso en la bolsa. La última llamada fue para avisarle que el compañero del banco ya iba para su casa», contó Alfredo. Cuando la señora cortó un sujeto llamó a su puerta.

La jubilada salió y entregó 30 mil pesos y 200 dólares. El segundo delincuente insistió: «¿no tiene más para cambiar?». Olga comentó que sí, pero que tenía que buscar, por lo que el sujeto le dijo que mientras él iba al Banco a llevar la primera parte, ella vaya preparando. Pero en ese momento, la jubilada se dio cuenta que algo estaba mal.

«Mi mamá llamó a mi hermana y ahí me llamaron a mí, porque trabajo a una cuadra de su casa, pero cuando llegué, el tipo ya no estaba», relató Alfredo, que al principio no pudo hacer la denuncia: «me dijeron que tenía que venir mi madre, pero ella es grande, tiene 87 años, es diabética y estaba nerviosa. Al otro día fui con mi hermana y ahí sí me tomaron la denuncia».

Si bien la voz de alerta está presente entre la familia, «el cuento del tío», a pesar de que pasen los años, se reinventa. El abogado trucho, el falso secuestro, el que se hace pasar por empleado de la luz o gas, entre otros, son algunos de los más conocidos. Sin embargo, siempre hay una nueva trampa.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: