VIDEO | Moreno: Desesperada búsqueda de Camila al cumplirse una semana de su desaparición

La joven está desaparecida desde la madrugada del sábado. Los investigadores realizan un operativo en el barrio La Porteña.

por
por

Efectivos de la Bonaerense realizan hace más de siete horas un operativo, que incluyó un gran despliegue de la fuerza y de perros adiestrados, para intentar dar con Camila Tarocco, la joven de 26 años de Moreno que fue vista por última vez el sábado pasado al amanecer. La búsqueda se lleva adelante en Camino de la Ribera y Gregorio Marañón, en el barrio La Porteña de ese distrito, y está encabezado por la fiscal Luisa Pontecorvo, titular de la Unidad Funcional de Instrucción 3.

Según indicaron fuentes judiciales a No Ficción, «los investigadores aún están trabajando en el lugar», en un operativo que consiste también en tomar declaraciones a cada vecino de la zona. La principal hipótesis es que Tarocco estuvo el viernes por la noche con su ex pareja, con quién tiene dos hijos y había sido denunciado por ella en varias oportunidades por violencia de género. Él habría sido la última persona que la vio.

El caso Camila Tarocco

Desde que empezó la cuarentena, las denuncias telefónicas por violencia de género en la provincia de Buenos Aires aumentaron casi un 60%. Ese es el marco de una historia que surgió en Moreno, cuando el viernes 3 de abril por la noche no se supo nada más de Camila, una joven de 26 años y madre de dos chicos. Desde entonces está desaparecida, y para la justicia los principales sospechosos son su ex pareja y su actual novio.

Para la reconstrucción del caso, los investigadores tienen como un posible punto de partida el relato de Ariel González, ex pareja de Camila, padre de sus dos hijos y procesado en una causa de violencia de género que la misma mujer inició. De hecho, trascendió que el 13 de marzo debía realizarse el juicio en su contra por este delito, pero se postergó debido a la cuarentena obligatoria.

El sospechoso aseguró haber sido la última persona que lo vio con vida ya que, según relató, el viernes violó la perimetral impuesta por la justicia para pasar la noche en la casa de la joven, en el barrio Cascallares, y al amanecer del sábado la dejó en una parada de colectivos para que ella pudiera ir al Banco en Moreno.

La familia de la joven esperó alguna noticia el día sábado, y finalmente el domingo radió la denuncia policial. Fue entonces cuando la fiscal Pontecorvo tomó la investigación del caso. La funcionaria llamó a declarar el miércoles tanto a la ex pareja como a su actual novio, un soldado voluntario llamado Cristian Gauna. Y se llevó una sorpresa: ambos hombres se contradijeron al manifestar que habían estado con Camila la noche del viernes y por eso se decidió que quedaran detenidos.

Este jueves, en una nueva declaración indagatoria, el ex de Camila ratificó sus dichos: insistió con que estuvo con ella la noche del viernes y que el sábado de madrugada la llevó en moto con su hijo de 5 años hasta la parada de colectivos. Gauna fue indagado por el delito de falso testimonio, pero prefirió no declarar.

La fiscal determinó, entonces, que González siguiera preso pero, en principio, por haber violado la perimetral. Mientras que al actual novio fue puesto en libertad por no tener antecedentes.

¿Por qué le habría pedido a un violento como González que pase la noche con ella?

En declaraciones televisivas, Celeste, hermana de Camila, contó que la joven vivía en Cascallares, un barrio a 15 minutos del centro de Moreno. «Tenía miedo a estar sola en la casa durante la cuarentena porque ya le habían entrado a robar varias veces, entonces le pidió a la ex pareja que se quede», relató. Y González así lo habría hecho a pesar de romper la perimetral, algo que ya hizo meses atrás y por lo que estuvo preso.

Por eso la mayor duda se centra en el testimonio de González. No solo por su condición de violento, sino porque no hay pruebas que confirmen su versión. Camila tuvo su última conexión a Whatsapp a las 23.23 del viernes por la noche, y hasta el momento los investigadores no pudieron encontrar registros que muestren a la joven en la parada de colectivos o en alguna sucursal bancaria.

Toda la familia de Camila sospecha de González, pero quieren que Gauna declare en la causa. Según contó Celeste, ambos hombres «tuvieron una fuerte pelea a golpes de puños». Además, el ex de la joven hace unas semanas había comenzado a recriminarle por su nueva relación, por lo cual ya había preocupación en el seno familiar. Por ahora los hijos de Camila están con su abuela paterna. La declaración de los chicos puede ser clave para saber qué pasó.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: