Una nena de 12 años filmó a su abusador: es su tío y está prófugo

El acusado es Leandro Martínez, de Moreno. La víctima vive en Morón y logró registrar el abuso a través de una cámara de seguridad de su casa.

por
por

Leandro Martínez era en su familia lo que se dice «un buen tipo»: atento como padre, afectuoso como tío. Además, siempre predispuesto a recibir a los parientes en su casa del country Weston de la localidad Francisco Álvarez, en Moreno. Pero el señor, gerente de una empresa de pigmentos, en realidad es un monstruo. Y quedó al descubierto cuando su sobrina de 12 años se las ingenió para filmarlo mientras abusaba de ella.

¿Creés que un niño, niña o adolescente pudo haber sido víctima de abuso sexual? No dudes: Llamá al 0800-222-1717

La primera vez que V. se animó a contar que Martínez, marido de la prima de su mamá, abusaba de ella fue en un chat con una amiga de la escuela. “Hola, no sabés lo que me pasó, mi tío me tocó la cola y la chucha. Estábamos los cuatro en la cama y me desperté con él tocándome. Yo cerraba las piernas y él hacía más fuerza. Como que me quiso violar”, le contó la menor a su compañera, a través de un audio. Sin embargo, el miedo a que no le creyeran hizo que no lo hable con sus padres.

Pero el secreto salió a la luz durante el verano de 2018, cuando la mamá de la amiga de V. se enteró del contenido de ese audio y se lo hizo escuchar a Daniela y Pablo, padres de la víctima y oriundos de Morón. Alarmados por la noticia, hablaron con la menor y ella contó con detalles su padecimiento, aunque no fue suficiente como para iniciar acciones legales. Como en la mayoría de los casos de abusos de menores, el violador es del circulo íntimo y por eso a los familiares, sin más pruebas que el testimonio, les cuesta denunciar.

Una clase de ESI, clave en la denuncia

«A mi me pasa, mi tío abusó de mi», relató V. frente a sus 35 compañeros en la clase de Educación Sexual integral en la escuela. La maestra lo comunicó al gabinete psicopedagógico y derivaron la información a un centro de niñez. Allí fue cuando los padres dedujeron que esto podía ser la consecuencia de los problemas que la niña tenía en la escuela y en su casa, donde desde los 6 volvió a hacerse pis en la cama.

Los padres de V. decidieron tomar recaudos: la niña ya no iría a la casa de Martínez ni quedaría sola con él en ningún momento. Sin embargo, todavía no encontraban elementos y fuerzas para iniciar esa denuncia que desestabilizaría a la familia. La suegra del abusador, al enterarse de la sospecha, rogó que no se dijera nada: su hija estaba esperando un hijo tras perder varios embarazos y temía que la noticia traiga consecuencias sobre su futuro nieto.

Pero a fines del 2019 hubo una fiesta familiar en lo de los bisabuelos de V. Fue allí cuando la niña comenzó a insistir en mostrarle a su tío Leandro las mejoras que hicieron en su casa de Morón. Entonces, la menor, su tío y su papá fueron hasta la vivienda en refacción y ella lo llevó hasta una habitación donde había cámaras de seguridad. Ahí fue cuando el hombre volvió a atacar a su sobrina.

¿Ver para creer?

¿Viste que mis papás pusieron cámaras de seguridad?” le dijo V. a su tío cuando él terminó de tocarla. El hombre miró a la cámara y furioso tomó a la menor del cuello. La apretó fuerte pero la soltó sabiendo que había sido descubierto. Sin embargo, las pruebas fueron encontradas cuando la nena se lo contó a su niñera. Allí los padres corroboraron el relato con las imágenes y todo coincidía.

Los familiares fueron a la justicia y la UFI N°11 de Morón emitió una orden de inspección en el country, pero cuando llegaron los efectivos de la policía el abusador ya se había fugado. La orden de detención contra Martínez fue emitida el 10 de enero luego que los padres de V. aportaron como prueba irrefutable el video. “Está prófugo. No usa el teléfono. No aparece en cámaras de peajes. Evidentemente está muy bien asesorado”, apuntó Pablo en declaraciones a TN. Ya va a ser un mes, y el tío no aparece.

¿Se pudo haber fugado del país? “Es una persona poderosa y con recursos económicos importantes”, precisó Juan Pablo Gallego, el abogado de la familia de V. El abusador tampoco fue hallado en el domicilio laboral y el defensor de la nena sospecha que pudo haberse ido al exterior. Además, Martínez es defendido por Luis Rappazzo, que participó en la defensa del padre Julio César Grassi.

Mientras la fiscalía lo busca, la niña sigue con tratamiento psicológico y espera la prueba de cámara Gesell que será clave para sumar elementos para condenar a su abusador. Hasta ahora los investigadores enmarcan el caso en «abuso sexual gravemente ultrajante».

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: