Tres de Febrero: trabajadores de la Clínica San Andrés marcharán al PAMI y desde el municipio harán “todo lo posible” para intervenir

El nosocomio privado se encuentra tomado por sus empleados desde principios de febrero, cuando se anunció el cierre. Hay 18 mil afiliados de PAMI que perdieron su atención, por lo que exigen una respuesta de Luana Volnovich. Fuentes de la comuna le dijeron a este medio que la prioridad son los puestos de trabajo.

por
por

Si querés recibir las noticias del oeste en tu celular o enviar tu comentario, entrá a nuestro Whatsapp. También a InstagramTwitter y Facebook.

Los trabajadores de la Clínica San Andrés de Caseros, en Tres de Febrero, fueron noticia esta mañana porque junto al Partido Obrero cortaron la General Paz en contra del cierre del nosocomio, ocurrido hace dos meses, y que dejó a 144 empleados en la calle y a más de 18 mil afiliados de PAMI sin atención.

En diálogo con No Ficción, la jefa del servicio de cirugía de la clínica, Alicia Rey, explicó: “vamos a hacer una asamblea general y estamos en gestión para tener una reunión con el ministro de Salud, Daniel Gollán, que esperamos se comunique. Y el 7 de abril vamos a hacer un acampe a la sede central de PAMI (en Perú y Diagonal Sur, de la Capital Federal) para que su directora Luana Volnovich nos escuche“.

La clínica está ubicada en Dr. Amadeo Sabattini 4776 y prestaba servicio a jubilados y pensionados que hoy están en la búsqueda de una nueva mutual donde atenderse. Los trabajadores contaron que el edificio cuenta con 12 respiradores, 90 camas, tomógrafo y aparatología de última generación, claves para un contexto de segunda ola de Covid-19 como la que vive el conurbano bonaerense.

Hace tres meses que no cobramos y no recibimos ninguna colaboración, estamos saliendo a pedirle a los vecinos para poder cargar la SUBE y darle de comer a nuestros hijos“, contó Rey. Por eso los trabajadores están pidiendo no solo la intervención de la Provincia de Buenos Aires y del PAMI, sino también del municipio de Tres de Febrero.

Fuentes cercanas al intendente Diego Valenzuela se mostraron preocupadas por la situación y expresaron: “el municipio los recibió, los contuvo y, más allá de que no sea un tema de competencia comunal, hará todo lo posible para que el PAMI y la Provincia se puedan expedir favorablemente hacia ellos. Lo principal es que no pierdan las fuentes de trabajo“.

Este medio intentó saber cuál es la posición de PAMI, pero hasta la publicación de esta nota no había obtenido respuesta. Lo cierto es que desde el 2 de febrero los trabajadores tomaron la clínica. Según denuncian los empleados, el dueño Atilio Surachi falleció el 7 de enero y desde entonces la empresa quedó en manos de su hermana Adriana y sus dos hijos Hernán y Dante, quienes habrían comenzado con un plan de vaciamiento.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: