Solidaridad en días de Coronavirus: en Hurlingham madre e hija hacen barbijos para la Policía y Gendarmería

Mientras algunos aumentan el precio, ellas los cosen y los donan. La historia de una vecina de Villa Tesei, que junto con su mamá de 74 años hacen barbijos para los efectivos. ¿Cómo ayudarlas? Todo, en esta nota.

por
por

En el Barrio Asunción, de Villa Tesei (Hurlingham) una familia decidió utilizar la cuarentena para ayudar. Fue así que el domingo pasado, Mara, de 46 años, junto con su mamá María del Carmen, de 74, comenzaron a tejer barbijos para donar a los policías locales y efectivos de Gendarmería que están trabajando en el distrito. Ya hicieron 4 docenas, pero como se quedaron sin materiales no pudieron seguir y piden ayuda para continuar con la labor solidaria.

«Mi mamá los corta y yo los coso», contó a No Ficción Mara, y explicó que «por ahora solo son para la policía y la Gendarmería, que son los más expuestos por los controles». No piden nada a cambio, solo que alguien pueda hacerles llegar los productos y que luego las patrullas pasen a buscarlas ya que por la cuarentena no pueden salir. «Mi vieja a los 74 años se puso a cortar friselina, a veces nos llevamos mal, pero cómo la amo», le dedicó en un posteo en Facebook la vecina de Hurlingham a su mamá.

Sin embargo, Mara está preocupada porque se quedaron sin friselina. «Por ahora solamente nos donó una persona. Hubo otra que tiene un rollo pero no pudimos coordinar el traslado», manifestó. El método adoptado para ayudar sin violar la cuarentena es el siguiente: «el personal policial se acerca hasta mi domicilio, y mi marido le hace la entrega, son paquetes de una docena». Luego, se publica en redes sociales, para mostrar que la tarea se cumplió.

Consultada sobre cuál fue la reacción de los primeros efectivos a los que pudieron donarle los barbijos, Mara contó: «nos agradecen, nos dicen que ellos quieren volver con sus familias y por eso quieren cuidarse». Para poder ayudar con los materiales para hacer barbijos pueden escribirle a 11-2655-9448 o bien contactarla vía Facebook. A ese número también pueden comunicarse los efectivos que necesiten esta protección.

«Estamos muy agradecidos a la gente que nos dona la friselina, y también a los que hacen los traslados para acercarnos los materiales», manifestó con emoción Mara. Es que en épocas difíciles como estas cualquier tipo de ayuda es necesaria, y sobre todo si se trata de barbijos en un año complicado por el Coronavirus.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: