Quebró un símbolo de la infancia: adiós a la fábrica de “Mielcitas”

La planta ubicada en Rafael Castillo quedó inactiva y hay 150 trabajadores en la calle.

por
por

Para una generación de argentinos hay golosinas que no se confunden con ningunas otras: la Mielcita o el Naranju, por ejemplo. Pocos sabían que el producto era elaborado en la localidad de Rafael Castillo, partido de La Matanza, en la planta de la empresa alimenticia Suschen S.A. Lo que muchos sí saben ahora es que después de 43 años la sucursal cerró y dejó a 150 trabajadores en la calle.

“La mayoría de los empleados que trabajaban allí eran mujeres, todas sostenes de familias”, expresó José Luis Ledesma, delegado de la comisión interna gremial en declaraciones radiales. La noticia del cierre de la planta había llegado hace dos semanas y por eso los trabajadores y familiares comenzaron a hacer guardias en el lugar para evitar que vacíen la sucursal.

Escrache en la vivienda de Roberto Duhalde

Ledesma no ocultó su tristeza: “Nos sentimos muy mal. Hay compañeras que tienen chicos discapacitados. Hicimos todo lo posible para que esto no ocurra. Pero por los malos manejos estamos pasando esta situación”. Ayer se realizó una audiencia en el Ministerio de Trabajo a la cual los dueños no asistieron, y por eso hoy los trabajadores realizaron un escrache frente a la vivienda del titular de la empresa, Roberto Duhalde.

La alimenticia Suschen SA, que fabricaba las históricas Mielcitas, Naranjú y otras golosinas, abrió sus puertas en 1976 y desde entonces se transformó en un símbolo de los alimentos que consumieron distintas generaciones de niños y jóvenes. Por la crisis económica hoy se encuentra cerrada y hay 150 trabajadores en la calle.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: