El mapa del progreso en el Oeste: cómo se distribuye el dinero y dónde se vive mejor

Cuánto recaudan y cómo se gasta el dinero en las comunas, el tipo de nutrición de sus habitantes, la percepción de seguridad, el acceso a los servicios básicos y el medio ambiente. ¿Dónde está ubicado tu municipio?

por
por

El oeste del conurbano hace tiempo se convirtió en símbolo de desigualdad: municipios que a pesar de estar pegados tienen distintas realidades en cuanto a calidad de vida, gestión de presupuesto o posibilidades de crecimiento. ¿Es un problema de distribución de los ingresos?, ¿tiene que ver con la distancia con la Ciudad de Buenos Aires, la más rica del país? ¿cómo juega la afinidad con la administración provincial o nacional?

No Ficción analizó el informe “La estructura del gasto en los municipios del GBA”, elaborado por el Centro de Estudios Metropolitanos (CEM) que mide la distribución del presupuesto de cada distrito, y lo puso en diálogo con otra investigación reciente: el “Indice de Progreso Social” (IPS), realizado por la Red del Progreso Social que permite medir las necesidades sociales y medioambientales de los vecinos. El acceso a las cloacas y el agua potable, la seguridad, los niveles de contaminación y cómo se alimentan los vecinos, son indicadores claves de este índice que se mide del 0 al 100.

Morón y Tres de Febrero son los que mejor estándar presentan en el oeste. Se sabe, es una cuestión histórica: el municipio comandado hoy por Ramiro Tagliaferro, desde la gestión del sabbatelismo es reconocido por sus progresos. Y el distrito que gobierna Diego Valenzuela se beneficia de su cercanía con la Ciudad Autónoma.

En el oeste se repiten los índices del resto del conurbano: una posible hipótesis es que los distritos que limitan con Buenos Aires accedieron a mayor desarrollo históricamente”, explicó a No Ficción Agustina Suaya, investigadora asociada del Programa de Monitoreo y Evaluación del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC), una de las organizaciones que integran la Red del Progreso Social.

Sin embargo, Morón está entre los primeros tres distritos con mejor IPS de todo el GBA y primero en el oeste. Con 56 puntos, se ubicó por encima del promedio general del conurbano, que es de 47 puntos, y muy por encima de Merlo, que con 41 puntos presenta el peor índice de progreso social de la región.

Para Suaya, “una posible hipótesis de por qué Morón presenta los mejores índices en cuanto necesidades básicas humanas, fundamentos de bienestar y oportunidades, está vinculada a su capacidad de recaudación”. Es que el distrito se destaca desde hace años por sus altos niveles de cobrabilidad de tasas, a diferencia de distritos como La Matanza, Merlo y Moreno que cuentan con un elevado porcentaje de asentamientos informales dentro de sus territorios. La investigadora aclaró que, de todas formas, las causas de las distintas realidades las podrán develar de manera certera a medida que se desmenucen los índices.

Por debajo del promedio quedó el resto de los municipios del oeste: Ituzaingó y Hurlingham con 46 puntos, La Matanza con 45, Moreno con 44 puntos y Merlo con 41 del IPS. Consultada sobre la gravedad de estas cifras, Suaya aclaró que “no se trata de evaluar sino de presentar indicadores de vida para que los municipios encuentren resultados mejores en sus inversiones”.

¿Cómo se distribuye el dinero en el oeste?

Según el informe del CEM, Moreno y Merlo encabezan en la región el ranking de municipios que destinan gran parte de sus presupuestos al pago de sueldos. De acuerdo a las cifras del 2017, ambas comunas utilizaron el 68% de todos sus ingresos solamente para salarios. «Esto implica un escaso margen para desarrollar la oferta de servicios municipales como salud, seguridad, alumbrado, barrido y limpieza, y la inversión en obra pública”, resume la investigación.

¿Pero puede esto estar vinculado a los bajos índices de progreso social? Para Juan Cuattromo, investigador del CEM, hay que poner en discusión esa idea porque “los empleados municipales también prestan servicios a la comunidad, al mismo tiempo que en una dimensión más amplia funcionan como estabilizador del ciclo de empleo en el sector privado”. No obstante, los dos municipios que destinan menores porcentaje de su presupuesto a infraestructura, son los que arrojan peores niveles de progreso social: Merlo y Moreno.

Por debajo, se ubican Ituzaingó y Morón que destinan al pago de sueldos un 50,6% y 49,2%, respectivamente. Luego, sigue Hurlingham con el 41,1% de sus ingresos para gastos de personal; y, por último, La Matanza se encuentra con el nivel más bajo del presupuesto destinado a los salarios de sus municipales, con un 37,4%.

Si se toma como referencia a la administración de María Eugenia Vidal, que destina el 45,7% en salarios, sólo los intendentes Juan Zabaleta y Verónica Magario tienen menos gasto porcentual en personal. ¿Esto significa que destinan más en obras o seguridad? No necesariamente. La Matanza es el distrito que más dinero invierte de todo el oeste en servicios con un 19,4% de su presupuesto. Le siguen Morón con un 12,6% y Hurlingham con un 10,7%.

Ituzaingó, Merlo y Moreno, con un promedio del 6% de presupuesto destinado a obras o servicios, ocupan las últimas tres posiciones no sólo del oeste sino de todo el GBA. Vale aclarar que restan saber los datos de Tres de Febrero, que no proporcionó información para el informe del CEM.

También podés leer:

En el oeste, más de la mitad redujo su porción de comida: 25% no compra carne frecuentemente

Obras para 2019: Morón y Tres de Febrero, los municipios más beneficiados

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: