Merlo: prisión perpetua para el femicida que prendió fuego a su novia porque no le gustó la comida

El aberrante hecho ocurrió en 2018. La víctima agonizó durante cinco días en el Hospital Eva Perón.

por
por

Si querés recibir las noticias del oeste en tu celular o enviar tu comentario, entrá a nuestro Whatsapp. También a InstagramTwitter y Facebook.

En marzo de 2018, Leonardo Cabral, que entonces tenía 20 años, discutió con su pareja, Florencia Velázquez, de 23, en su casa de Pontevedra, partido de Merlo. De un momento a otro, el joven la roció con alcohol y la prendió fuego. Florencia agonizó durante cinco días en el Hospital Eva Perón, de la citada localidad, con quemaduras en el 60 por ciento de su cuerpo, hasta que finalmente murió, el 7 de marzo.

Hoy, Leonardo tiene 23 años, la edad que tenía Florencia al momento del femicidio, y fue condenado este viernes a prisión perpetua. El fallo del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 6 de Morón fue unánime y encontró al acusado culpable del delito de “homicidio agravado por resultar la víctima con quien mantenía una relación de pareja”.

Los jueces Mariela Moralejo Rivera, Cristian Toto y Alejandro Rodríguez Rey coincidieron con el pedido de la fiscal Paula Hondeville, quien encabeza la Fiscalía de Violencia de Género del mencionado Departamento Judicial.

La sentencia de 56 páginas a la que Télam tuvo acceso descartó la hipótesis de la defensa del ahora condenado, que había argumentado que no había “certeza” en cuanto a la mecánica del hecho y que todo estaba basado “en presunciones”, por lo que sostuvo que la propia víctima se prendió fuego.

“Si el derrame (del alcohol) hubiera sido desde la cabeza, habría una mayor impronta en la misma y en los hombros y no estaría tan afectado el pecho -como lo es en el caso-“, afirmó el TOC 6.

Los magistrados tuvieron en cuenta los informes efectuados por la División Investigación Pericial de la Superintendencia Federal de Bomberos y el testimonio de uno de los expertos que dilucidaron las “múltiples contradicciones” en el relato de la defensa.

Además, el Tribunal recordó las pericias psiquiátricas que determinaron que el joven era “proclive a la violencia que puede ser un exabrupto o hasta un homicidio”.

“El imputado posee una manera más impulsiva respecto a otras personas, denotando signos de irritación y agresividad, evidenciándose también una marcada tendencia a descalificar a la que fuera su pareja”, indicó el fallo.

La mató porque no le gustó la comida

Según las averiguaciones realizadas en el marco de la pesquisa, la pelea comenzó en la casa que ambos compartían en Pontevedra con su hijo de 3 años, cuando Cabral se enojó porque no le gustó la comida que ella había cocinado.

Si bien el femicida aseguró ante la Justicia que fue la misma Florencia quien se prendió fuego y, luego, atinó a apagar las llamas debajo de una canilla del patio de la vivienda, donde su hijo estaba jugando, para la Justicia él fue el autor del ataque.

Tras el episodio, la joven fue trasladada por el acusado al Hospital de Pontevedra y luego derivada al centro de salud Eva Perón, donde murió.

Familiares de la víctima declararon, en el marco de la causa, que el acusado ejercía violencia psicológica sobre ella y que ambos mantenían constantes peleas.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: