Las guardias del Hospital Posadas, al borde del colapso

Desde hace 15 días están funcionando a un 40 por ciento de su capacidad. Los médicos apuntaron contra la dirección de nosocomio por no pagar los sueldos por completo.

por
por

El conflicto entre el Gobierno nacional y los trabajadores del Hospital Posadas comenzó con la asunción del macrismo y, desde entonces, recrudece a pasos agigantados. Despidos, persecución y desfinanciamiento de la salud, son algunas de las denuncian que a diario se visibilizan en el hall del histórico nosocomio ubicado en El Palomar.

Pero en los últimos días, la decisión de las autoridades de no pagar por completo las guardias realizadas por los médicos monotributistas agravó la situación. Según denunciaron los trabajadores, desde el jueves 16 de mayo, la guardia externa de adultos cuenta con la mitad o menos de los médicos por turno: “Está funcionando a un 40% de su capacidad. Esta situación se agrava durante el fin de semana, donde actualmente se cuenta con 3 de los 9 médicos estipulados por turno”.

En busca de una respuesta a este reclamo, según los afectados, se encontraron con el rechazo de los directivos y la negativa de abonar la deuda a quienes decidieron reclamar no asistiendo a su puesto de trabajo. “Hay colegas a los que se les debe mucho dinero ya que no es la primera vez que se dejan honorarios sin pagar. ¿Espera que vayamos a trabajar gratis?”, se preguntaron.

Mientras tanto, la otra cara del problema es el gran impacto en la atención de la población que acude habitualmente al hospital. La postal diaria de las guardias lo refleja: personas amontonadas, esperando largas horas para ser recibidas por un profesional. En el sector pediátrico el panorama es mucho peor si se tiene en cuenta que comenzó la temporada de bronquiolitis, en la que aumenta la demanda de atención a menores.

Allí, las autoridades ofrecieron siete contratos para cubrir la ausencia de médicos por la protesta. Dos médicos comenzaron en mayo y el resto lo harían en junio. Pero los trabajadores denuncian que, a una semana del inicio, se cambian las condiciones de los contratados y vuelven los reclamos. “Ninguno de los postulantes quiere trabajar con estas nuevas reglas y con esta inestabilidad y riesgo de cese en los pagos”, aseguraron.

El martes 28 de mayo se llevó a cabo una nueva caminata alrededor del mástil para repudiar esta situación y el deterioro general que padece el Posadas. Con caretas en sus rostros y globos negros, médicos, profesionales, enfermeros y vecinos de El Palomar que apoyan su causa, marcharon otra vez. Una actividad a la que tristemente ya están acostumbrados.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp

En esta nota se habla de: