La fábrica recuperada que no puede más: tiene que pagar 2,5 millones de luz y gas

Se trata de Cristalería San Justo, una cooperativa que se formó en 2003 y desde diciembre de 2015 vienen teniendo cada vez más dificultades para poder sostenerse. La dolarización de las tarifas hace muy compleja la situación pero los trabajadores resisten.

por
por

Un constante deja vú. Así viven los 60 trabajadores de la cooperativa Cristalería San Justo desde la llegada de Mauricio Macri a la presidencia de la Nación. Un emprendimiento que nació luego de la crisis del 2001, evitar el remate del inmueble y empezar a funcionar desde 2003 como cooperativa. En la actualidad la producción está parada y esperan vender el stock que tienen para ver si pueden volver a reactivarse. El aumento en las tarifas lleva a que tengan que enfrentar la crisis en un mercado cada vez con menos consumo y más gasto de mantenimiento.

Las políticas implementadas desde el 11 de diciembre de 2015 a la actualidad llevaron a que cada día la situación de la cristalería sea cada vez más difícil. El aumento en las tarifas, principalmente en gas y electricidad, elementos esenciales para su producción, más los aumentos en los insumos y la suba del dólar lleva a que el panorama tenga más incertidumbre respecto de si podrán volver a trabajar.

Ivan Toloza, tesorero de la cooperativa, sostuvo a No Ficción Web: «Estamos parados, al igual que el año pasado tuvimos que stockear material, no nos cerraba la cuenta por ningún lado».

Al respecto, agregó: «Paramos ya hace cuatro meses, a mediados de junio. Hicimos un buen stock, todos los socios trabajamos 24 horas de lunes a lunes como para poder hoy sostener esto».

En el mismo sentido, Toloza sostuvo: «Dependemos mucho de saber que va a pasar con los precios. Nuestros consumos son dolarizados, todas nuestras materias primas como el consumo energético nos cobran en precio dolar así que hasta que no se estabilice o no sepamos lo que vamos a pagar de luz, de gas no vamos a prender porque no podemos estar jugando con los precios de nuestros productos ni tampoco reflejar todos los aumentos que hay porque sino no venderíamos nada».

Con el cambio de gobierno, el Estado dejó de venderles la energía por medio de Enargas y tuvieron que empezar a comprar el gas de manera tercerizada. La cristalería tiene dolarizado el consumo del gas: hasta diciembre de 2015 pagaban 2,70 el btu y ese valor se multiplicó más de un cien por ciento. A eso hay que sumarle que la suba intempestiva del dólar hace que el costo sea exorbitante.

El estar atado las tarifas al dólar hace que sea muy costoso poder hacer frente a los gastos que necesitan para poder trabajar. La última tarifa de gas con la cual que llegó mientras trabajaban con el horno para stockearse fue de 3.500.000 millones de pesos y 395.000 de luz. «Y estos son precios de un dolar de 45», advirtió Toloza. Es decir este valor es previo a la devaluación luego de las PASO que llevó el dólar a 63 pesos.

Para vender los productos, los trabajadores tienen un local al lado de la Cristalería, ubicado en San Justo, en la avenida Presidente Perón al 3927.

Desde la política la ayuda recibida viene siendo muy escasa: desde el municipio de La Matanza se vienen entregando una bolsa con comida pero es muy poco. Desde el lado del gobierno nacional, hace unos años mantuvieron una reunión con el ex ministro de Trabajo jorge Triaca y sólo les dieron un subsidio de 4 mil pesos por seis meses.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: