Intendentes repudiaron la protesta policial en la Quinta de Olivos por ser «una amenaza» y «un amedrentamiento»

Se expresaron al respecto los jefes comunales de Hurlingham, Moreno, San Martín, Morón y Merlo, entre otros.

por
por

Intendentes del Oeste del Conurbano bonaerense salieron a repudiar la protesta de policías armados frente a la Quinta Presidencial de Olivos.

Juan Zabaleta, jefe comunal de Hurlingham, afirmó por redes sociales: “Rodear la Quinta Presidencial con patrulleros y oficiales armados es inaceptable y deslegitima un reclamo salarial totalmente válido y que hay que resolver”. En el mismo sentido, pidió: “No confundamos ni asustemos a la gente, que ya bastante angustia tiene con la pandemia. Hago un llamamiento a la cordura”.

Fernando Moreira, intendente de San Martín, planteó por la misma vía: “Por más válido que pueda ser un reclamo salarial, las fuerzas de seguridad rodeando la Quinta de Olivos con armas y patrulleros solo generan miedo en la gente”. Además, aseguró: “El camino debe ser siempre el diálogo y este gobierno ha demostrado su voluntad de resolver los problemas por esa vía”.

Mariel Fernández, intendenta de Moreno, habló al respecto con El Destape Radio. “Entendemos que el reclamo es justo, me parece peligroso el tema de gente armada protestando. No puede haber gente armada haciendo un reclamo, es preocupante y grave”, aseveró y agregó: “Hay un aprovechamiento político sobre el reclamo, es impresionante la propaganda de Cambiemos”.

Para Fernández, “faltó conducción política para evitar esta situación (…) las declaraciones constantes del ministro (de Seguridad bonaerense, Sergio) Berni no favorecen al Gobernador”. Finalmente, apuntó: “No hay condiciones para una desestabilización política ni golpes, no veo cómo eso podría expresarse, pero sí intentan debilitar al gobierno”.

Gustavo Menéndez, jefe comunal de Merlo, manifestó vía Twitter: “Rodear la quinta Presidencial de Olivos armados, con patrulleros que son de nuestros vecinos, irrumpir de noche en la casa donde el Gobernador vive con su esposa e hijos desvirtúa un reclamo salarial justo en un accionar sedicioso, irresponsable e inaceptable para la democracia”.

Menéndez fue contundente con su apreciación, al tiempo que evaluó: “Las políticas económicas del gobierno anterior empobrecieron a todos los trabajadores en general. El congelamiento de los salarios y de las horas cores, los chalecos vencidos, etc. afectaron muchísimo la situación del personal policial y no se le hizo nada parecido. Este gobierno ya escuchó el justo reclamo salarial y está tomando cartas en el asunto”.

Finalmente, recomendó: “Pedimos humildemente a los integrantes activos y retirados de la policía de la provincia de Buenos Aires y a sus familiares que pacíficamente vuelvan a sus casas, y a sus puestos de trabajo esperando la resolución del problema salarial que será atendido por el Gobierno”.

Lucas Ghi, intendente de Morón, analizó: “La Policía tiene derecho a reclamar por una mejora salarial como el conjunto de los trabajadores pero su carácter de fuerza armada exige que sean extremadamente cuidadosos en la manera que manifiestan ese reclamo”.

Para Ghi, “garantizar el orden público y respetar las instituciones democráticas debe primar siempre por sobre todas las cosas, cuando se trata de funcionarios públicos que tienen la enorme responsabilidad de portar armas en su cintura”.

En el mismo tono, un grupo de intendentes perteneciente al Frente de Todos rechazaron la protesta armada, al considerarla como una “amenaza y un amedrentamiento”.

Bajo el título “El Reclamo es Justo. El Método No”, firmaron el documento la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza; de Avellaneda, Jorge Ferraresi; de Almirante Brown, Mariano Cascallares; de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, y de Hurlingham, Juan Zabaleta, entre otros.

“Se puede comprender el reclamo salarial de las fuerzas de seguridad bonaerense, pero la actitud de rodear la quinta presidencial es un acto de amenaza y amedrentamiento contra el gobierno”. Por tanto, consideraron: “No podemos permitir esta situación. Todos los reclamos laborales deben tener un espacio de escucha y respeto mutuo. Lo que está sucediendo en este momento no forma parte de las prácticas democráticas que debemos entre todos construir y consolidar”.

Finalmente, agregaron: “Tienen que volver a ocupar ese rol que es cuidando a los vecinos y vecinos de cada uno de los distritos”.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: