Fuerte conflicto gremial entre la CTA y SEOCA Zona Oeste en Changomás de Moreno

Los trabajadores liderados por Julio Rubén Ledesma denunciaron agresiones por parte de dirigentes de la Central que buscarían tomar la representación sindical de los empleados por fuera de la Ley, con cierta anuencia de la empresa.

por
por

Los trabajadores del supermercado Changomás de Cruce Castelar y Derqui, de Moreno, están en estado de asamblea permanente debido a un fuerte conflicto gremial entre la CTA y el SEOCA Zona Oeste. Este lunes hubo medidas de fuerza en el establecimiento y desde el gremio liderado por Julio Rubén Ledesma denunciaron agresiones por parte de representantes de la Central.

“Es un conflicto intersindical en el cual colisiona un sindicato con representación suficiente y legítima que es el SEOCA Zona Oeste, con personería gremial como indica la Ley sindical 23.551 y una expresión de la CTA que no la tiene y que no hay modo que pueda colarse en el ámbito de la representación gremial porque la norma indica que existiendo un sindicato más representativo y con personería gremial éste es quien concentra esa representación sindical”, explicó a No Ficción el Jefe del Departamento Jurídico del SEOCA, Javier Valenzuela.

A través de un comunicado, desde este gremio denunciaron “agresiones coordinadas este mediodía (por el lunes) por Karen Aguilera, Walter Rebocio y Gonzalo Raúl Vives, delegado General Rama Seguridad del Cis y Presidente de la Agrupación Juventud Nacional, bajo la conducción de Gustavo Córdoba, todos ellos representantes de la CTA, contra los delegados de nuestra seccional, Verónica Giménez, Cristian Romero, Matías Pardo, Eliana Campos y Alejandro Rodríguez, en el marco de la intervención de un grupo de militantes de la CTA, que pretendía elegir delegados, en un lugar donde no cuentan con el ámbito de representación necesario para llevar adelante un proceso electoral de estas características”.

“La CTA –describió el abogado- ha querido elegir representantes y el SEOCA le ha reprochado a la empresa, que fue lo que motivó finalmente las medidas de fuerza, haber tenido una actitud pasiva, displicente, casi en un nivel de connivencia, porque debió haber evitado que en el día de ayer (por el domingo) ingresara la CTA para elegir delegados gremiales, porque esos trabajadores ya están suficientemente representados con el SEOCA. Además, la empresa viene permitiendo que ejerzan asambleas dentro del establecimiento, que canalizan reclamos de condiciones laborales”.

Para el asesor letrado, “en el fondo hay una cuestión ideológica en el sentido de atomizar el frente gremial de los trabajadores porque significa atomizar los reclamos, debilitarlos, una de las características de la ley gremial de Argentina es proteger la unidad promocionada y evitar que coexistan en una misma empresa o establecimiento más de un sindicato. El sentido es dotar al sindicato más representativo de un poder de fuego o negociación colectiva mucho más importante que si eso estuviera atomizado en dos o más organizaciones”.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: