Femicidio en Moreno: buscan al único sospechoso, un joven «violento y agresivo»

Ludmila Pretti, de 14 años, fue encontrada muerta con signos de estrangulamiento en la casa del principal sospechoso.

por
por

Ludmila Pretti tenía 14 años. Asistió el último sábado por la noche a una fiesta concurrida por adolescentes y jóvenes adultos, en la localidad Francisco Álvarez, partido de Moreno. El lugar donde se hizo la fiesta es una casa de la calle Diario La Nación al 4.000, donde horas más tarde encontraron el cadáver de Ludmila, con signos de estrangulamiento.

La casa en cuestión es alquilada por Cristian Adrián Jerez, un joven de 19 años definido por sus vecinos como “violento”. Algunos testigos coincidieron en que vieron salir a Ludmila de esa casa, el domingo a alrededor de las 6 de la mañana, pero que regresó junto a Jerez y, a partir de ahí, no se supo más nada.

El tío de la menor, un agente de la Policía Federal que presta servicios en Morón, rastreó el celular de Ludmila, que reportó última actividad en la casa alquilada por Jerez. Con ese dato, el fiscal de la causa, Federico Soñora, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 4 de Moreno, ordenó un allanamiento de urgencia en la vivienda, donde encontraron el cuerpo de la joven.

El informe preliminar del médico forense que fue a la escena del crimen es que la adolescente fue ahorcada con la pashmina que llevaba anudada al cuello y que el crimen ocurrió entre las 6 y las 12 de la madrugada del domingo.

“La hipótesis es que a la chica la intentaron abusar, que ella se resistió y la ahorcaron. Para corroborarlo, esperamos los resultados de la autopsia”, dijo a Télam una fuente judicial.

El rastro del femicida

La prima de Jerez declaró que Ludmila regresó el domingo con el sospechoso a la casa, a eso de las 7:30, y no la volvió a ver. También dijo que durante el día le preguntó al muchacho si la había visto y que la respuesta fue negativa.

Otra de las testigos, vecina de Jerez, dijo que vio a Ludmila en la casa de Jerez a las 7 del domingo, que escuchó gritos porque ella se quería ir, pero que Jerez no la dejaba. También advirtió la presencia de otro sujeto, pero que se fue. Así, quedaron solos Jerez y Ludmila y no volvió a escuchar más nada. La vecina dijo también que este hombre es una persona violenta y agresiva, que los “amenazaba siempre de muerte por cualquier cosa”. Finalmente, declaró que la última vez que lo vio fue a las 17 del domingo.

Jerez se presentó junto a otros testigos en la comisaría y su tío fue a buscarlo para llevarlo hasta la casa, pero durante el viaje Jerez se bajó del auto y escapó. Eso es lo último que se sabe del principal sospechoso de la causa.

“El que se fugó estuvo hablando conmigo, me miró a los ojos”, sostuvo el padre de Ludmila a Semanario Actualidad. Y afirmó: “Se fue a buscar un documento y no volvió nunca más”. “Hoy me tocó a mí, espero que no le toque a ninguna familia más”, lamentó el padre.

Por su parte, la intendenta Mariel Fernández, expresó en un posteo en las redes sociales: «Con profunda tristeza recibimos la noticia sobre el femicidio de Ludmila, una joven de 14 años de Francisco Álvarez. Cada día trabajamos para erradicar esta violencia machista que nos arrebata la vida de tantas mujeres. Acompañamos el dolor de su familia y estamos a disposición para colaborar y que se haga justicia».

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: