Explosión de la escuela de Moreno: referentes de la educación en el oeste reflexionan sobre la tragedia

A un año del hecho, funcionarios de la región dan su mirada sobre la realidad de los docentes y los alumnos en el conurbano.

por
por

La mañana del 2 de agosto del 2018 hacía frío. Y para que los alumnos de la escuela Nº 49 Nicolás Avellaneda estuvieran más cómodos, la vicedirectora Sandra Calamaro y el auxiliar Rubén Rodríguez intentaron prender la estufa de tiro balanceado conectada a una garrafa. Eran las 8.05 de la mañana, y el arreglo provisorio terminó en explosión: la docente y el ayudante fallecieron en el acto y la escuela pública quedó de luto.

A un año de la tragedia, No Ficción reunió a tres referentes de la educación en el Oeste que analizan y reflexionan sobre aquel día en el que la explosión enmudeció a toda la provincia de Buenos Aires.

«El Gobierno Provincial debe asumir la responsabilidad»

Sandra y Ruben son el ejemplo de la inmensa mayoría de los docentes y auxiliares que trabajan incansablemente, incluso fuera de horario, para que nuestros niños y jóvenes aprendan y lo hagan en las mejores condiciones. Este hecho constituyó para el conjunto de la comunidad educativa de la Provincia de Buenos Aires una conmoción de enorme repercusión social. La escuela está hoy de luto.

El Gobierno Provincial debe asumir la responsabilidad. En estos años de Cambiemos, el Estado nacional y el provincial se han desresponsabilizado de su rol de garante de derechos y promotor de igualdad de oportunidades. ¿Como vemos esta desresponsabilización? Fundamentalmente en la caída sistemática de la inversión en educación. El presupuesto de educación disminuyó en 4 años el 27,1% (en términos reales). Esto es un recorte de $64.709 millones que significan 2600 jardines de infantes, 800 escuelas técnicas, 11 millones de cupos anuales de comedor.

Garantizar el derecho a la educación significa también que las escuelas sean espacios seguros y entornos saludables para los alumnos y para los trabajadores de la educación. Esto requiere invertir recursos de forma sostenida y promover el mantenimiento de la infraestructura escolar. A Sandra y Rubén nunca los olvidaremos, y es el Estado quien debe estar presente para que esto no suceda nunca más.

Silvina Gvirtz, secretaria de Ciencia, Tecnología y Políticas Educativas en el municipio de La Matanza. Ex Titular de Conectar Igualdad.

«El hecho desnudó la politica educativa de Cambiemos»

Este 2 de agosto del 2019 se cumple un año de la tragedia de Moreno donde murieron Sandra y Rubén. Muertes absurdas si las hay… en este momento vale recordar que el Consejo Escolar del distrito estaba intervenido por la Provincia de Buenos Aires.

El hecho en concreto desnudó de forma dramática la política educativa de la gestión de Cambiemos en la Provincia de Buenos Aires, que consiste en el achicamiento sistemático de recursos para el mantenimiento y puesta en valor de los edificios escolares. Por eso insisto que se trató de dos muertes absurdas.

Jorge Verón, Presidente del Consejo Escolar de Hurlingham

«Una desidia que se instaló estos cuatro años»

Las muertes de Sandra y Rubén no representan solo la pérdida de dos vidas sino también la lucha docente de todos los tiempos. ¿Podemos llamarlo tragedia o accidente? Todo aquello que se puede evitar deja de ser un accidente y pasa a ser en este caso desidia. Una desidia que se ha instalado en estos últimos 4 años dentro de las instituciones educativas, y el abandono del estado provincial y nacional frente a las responsabilidades y demandas del sistema educativo.

Los reclamos de cada uno de los docentes reflejan la falta de compromiso político y la ausencia de planificación para llevar a cabo la tarea de mejorar la calidad educativa y poder construir aquella escuela pública inclusiva de la que tanto hablamos.

Política implica compromiso y responsabilidad, y esto significa poder producir cambios, generar espacios de reflexión y transformar realidades. Poner en agenda lo urgente es actuar sobre ello, no solo mencionarlo. Creo que hoy recordar a Sandra y Rubén debería hacernos pensar sobre todo aquello que no ha sido hecho en educación.

Silvana Zahana, Subsecretaria de educación del municipio de Merlo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: