El chef de Hurlingham que se quedó sin trabajo y ahora es furor por romper el paradigma de los alfajores

La historia Pablo Viudez, el vecino de Hurlingham que se volvió viral por inventar "el alfajor invertido", que tiene dos capas de dulce de leche con una tapita en el medio. Además, tiene de lemon pie, tiramisú, roquefort, mate, chile y tamarindo, entre otros 110 sabores.

por
por

Si querés recibir las noticias del oeste en tu celular o enviar tu comentario, entrá a nuestro Whatsapp. También a InstagramTwitter y Facebook.

Pablo Viudez es cocinero, tiene 36 años y hace 20 que vive en Hurlingham, lugar al que arribó “junto a la familia justo antes de todo el quilombo del 2001”, según sus propias palabras, que dan cuenta de que forma parte de una generación del conurbano que está atravesada por esa crisis. Y ahora también por otra, la de la pandemia: en abril del 2020 se quedó sin trabajo, por lo que armó el emprendimiento de alfajores que hoy es furor en internet y que recibió elogios del influencer Facundo Calabró, más conocido como “Catador de Alfajores“.

“Yo soy cocinero desde 2004, una profesión que mantuve hasta el 2020 cuando me quedé sin trabajo en el restaurante donde estaba”, contó Pablo a No Ficción, y aclaró un detalle muy curioso: “amo la pastelería, pero siempre fui cocinero de comidas saladas, hacía muy pocos postres y nunca me dediqué a eso. Pero cuando me quedé sin trabajo fui arrancando”.

Pablo venía de trabajar en la temporada de verano del 2020 como hacía usualmente. “Llegué a mi casa a mediados de marzo, y una semana después se desató la cuarentena. Creí que en 15 días volvía todo a la normalidad pero cuando vi que en abril no pasaba nada me di cuenta que tenía que hacer algo. Arranqué vendiendo panes y pastas. Y después hice alfajores de maicena“, contó sobre el comienzo del emprendimiento que lleva el nombre de Técnica Alfajores.

Arranqué vendiendo unos 400 o 500 alfajores por mes, y hoy estamos en 1.800 o 2.000, la verdad es que explotó el producto“, dice entusiasmado el vecino de Hurlingham. Técnica Alfajores ofrece hoy cerca de 120 variedades de sabores, y cada uno oscila entre los $80 y $100. Se pueden adquirir tanto en Instagram como en un almacén de Julián Aguirre 1.971.

Hay de todo: desde alfajores clásicos, como los de chocolate blanco, mouse o maicena; hasta otros más innovadores, como los de sabor lemon pie, tiramisú, balcarce, roquefort, mate, chile, cilantro y tamarindo. Pero sin dudas hay uno que es el que más llama la atención: el alfajor invertido.

Este sábado la cuenta Catador de alfajores dio a conocer este último gran invento de Pablo. Se trata de un producto que tiene dos capas de dulce de leche que abrazan a un centro de masa, y que se sostiene por un baño de chocolate. “Puede leerse como una obra de arte conceptual que desnuda el carácter relativo de las esencias. O como una excusa para comer más dulce de leche. En cualquier caso: es brillante”, escribió el influencer Facundo Calabró tras probar bocado.

La verdad es que siempre se me ocurren cosas y voy inventando. Y fue así que se me ocurrió la idea de un alfajor que en vez de dos tapitas con dulce de leche en el medio, tenga de tapa dos porciones de dulce de leche“. “¿Cómo hace para que no se desarme?” fue la pregunta de este medio. “Se agarra una tapita y de un lado se pone dulce de leche frio y se baña esa parte con chocolate. Y luego se hace lo mismo del otro lado”, explicó el cocinero.

Lo interesante de Técnica Alfajores es que todo lo que producen se elabora por Pablo: “Menos el chocolate y el dulce de leche, el resto lo hacemos acá, ya sea la mermelada, el mantecol, la pasta de maní o cualquier otro ingrediente”. Y asegura que en todo este tiempo no recibió ayuda del Estado: “nos fuimos arreglando, hacemos ventas minoristas pero estamos creciendo”, concluyó este emprendedor, a la fuerza, del oeste.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: