Encuentran a un policía federal muerto de un disparo en la cabeza en su auto en Isidro Casanova

Los investigadores no encontraron signos de violencia externa en el vehículo. Sin embargo, no descartan ninguna hipótesis dado que la pareja de la víctima aseguró que llevaba consigo 450 mil dólares que no fueron encontrados.

por
por

Si querés recibir las noticias del oeste en tu celular o enviar tu comentario, entrá a nuestro Whatsapp. También a InstagramTwitter y Facebook.

En un lugar apartado, a unos 500 metros de la Estación de Isidro Casanova, fue encontrado muerto un agente de la Policía Federal con un disparo en la cabeza adentro de su automóvil, un Toyora Corolla blanco. En principio, se presume que la víctima trasladaba unos 450 mil dólares para concretar una operación inmobiliaria. Poco antes del fatal desenlace el uniformado le había asegurado a su pareja que estaba siendo perseguido por sospechosos. Los investigadores no descartan ninguna hipótesis.

Según se desprende del parte policial, en horas de la tarde del martes, personal de la Comisaría Este Quinta del Barrio San Carlos asistió por un llamado al 911 a la intersección de Albarellos y Castañón, a unos 100 metros de Cristianía, donde una pareja habían escuchado el sonido de un disparo proveniente del auto que estaba estacionado.

Al llegar al lugar, los uniformados observaron que había un Toyota Corola con un hombre aparentemente sin vida en su interior. Con la presencia de un testigo, y con la pareja que había dado el aviso al 911, los agentes advirtieron que el vehículo estaba totalmente cerrado, con las ventanas levantadas y sin daños a simple vista.

“Los policías lograron abrir la puerta, utilizando guantes de látex, y constataron que la víctima presentaba una herida de arma de fuego en la cabeza y establecieron que se trataba de Pablo Enrique Cabalieri, de 51 años, un cabo primero de la Policía Federal que estaba en disponibilidad desde hacía dos años”, explicó a No Ficción uno de los investigadores.

En ese momento, fue informado del hecho el titular de la Fiscalía de Homicidios de La Matanza, Federico Medone, quien instantes después se presentó en la escena del hallazgo, prácticamente al mismo tiempo que personal de la Policía Científica y la pareja de Cabalieri, Mónica Cristina Rico, quien es abogada y numeraria de la Superintendencia de la Policía Federal.

Adentro del Corolla había una vaina servida, una pistola Ruger P95 calibre 9 milímetros con un proyectil en la recámara, un cargador con 4 balas y otro cargador con 13 cartuchos intactos. El arma estaba en la mano izquierda del hombre fallecido. El fiscal del caso ordenó cotejar el plomo que impactó en la cabeza de la víctima con la vaina servida, además de la realización de una pericia de dermotest que podría establecer si se trató de un disparo fue autoinfligido.

Los últimos momentos de la víctima

Tras el hecho, los funcionarios judiciales y policiales comenzaron a desandar los últimos minutos de vida de Cabalieri. Según se acreditó, el hombre le había dicho a su pareja que iría a retirar unos 450 mil dólares de la casa de su madre en la localidad de Bella Vista, en el partido de San Miguel. Luego, pasaría a buscar a su mujer por la vivienda donde vivían, en el Barrio San Carlos, en Isidro Casanova, para ir juntos a la Ciudad de Buenos Aires donde debían concretar una operación inmobiliaria.

Pero en el medio, Cabalieri se comunicó en reiteradas oportunidades con Rico para decirle que estaba siendo seguido de cerca por un auto rojo y una moto; y que temía por su vida. Sin descartar ninguna hipótesis, los investigadores relevaron cámaras de seguridad particulares en la zona y a unos 200 metros del lugar, los detectives hallaron un dispositivo que logró captar el paso del Corolla a baja velocidad y que ningún otro vehículo le seguía los pasos. Por esta razón, y sumado a que la pareja que escuchó el estruendo no vio a ningún agresor, la causa está caratulada como “averiguación de causales de muerte”.

“El auto fue minuciosamente revisado y no se encontró el dinero aludido. Sí había en el baúl precintos, pero no sabemos para qué estaban allí” confió una fuente policial, quien agregó que Cabalieri había sido desplazado de la fuerza luego de que se negara a sumarse a la Policía de la Ciudad, conformada a partir de la unificación de La Metropolitana con parte de la Policía Federal. Como se sabe, quienes se negaron al traspaso compulsivo por parte del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta iniciaron acciones penales, al tiempo que muchos de ellos fueron sumariados y puestos en disponibilidad.

Este medio pudo saber que la familia de la víctima tenía un buen pasar económico. “La madre de Cabalieri, quien falleció hace poco, era una reconocida martillera y tenía decenas de propiedades. Por eso no llama la atención la cantidad de dólares que el hombre habría retirado, pero por el momento no nos consta que lo haya tenido en sus manos”, concluyeron los voceros consultados.

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

En esta nota se habla de: